¿Cómo se debería realizar la Liquidación de Granjeros coordinados verticalmente mediante sistemas ERP?

granja-960x623Por Miguel Espejo, Arquitecto de Soluciones SofOS

El acelerado crecimiento poblacional aunado, como es de esperarse, al incremento en la demanda de proteína de origen animal en los últimos años, ha obligado que los sistemas de producción animal se orienten a obtener los máximos índices productivos a mínimo costo, y con el mínimo impacto sobre el ambiente, para lograr así la sostenibilidad de los mismos.

Para esto, una de las prácticas más comunes en la actualidad, es la utilización de sistemas ERP que permitan registrar y planificar la mayor cantidad posible de procesos involucrados en el sistema de producción, a fin de mejorar la eficiencia. Pero ¿Qué es un sistema ERP?

Un software ERP (Enterprise Resources Planning, por sus siglas en inglés)  es una solución que permite llevar el control, de manera integrada, de las diferentes áreas de la empresa; tales como finanzas, costos, compras, ventas, administración de inventarios, producción, distribución y logística, planificación,  gestión de proyectos y recursos humanos; de forma tal que se realicen de manera más eficiente las actividades inherentes a la operatividad de la empresa, a la vez que se cuenta con un registro de información confiable.

Todo esto es necesario en  aquellas medianas y grandes empresas que se encuentran en constante crecimiento e innovación, donde se requiere de organización e integración de data estandarizada en el menor tiempo posible, a fin de optimizar los recursos de la compañía. Lógicamente que esto redunda en una mayor eficiencia y por ende en un mayor beneficio económico.

La mayoría de la empresas ligadas al sector agropecuario han limitado sus sistemas ERP solo a la realización de actividades administrativas (finanzas, costos, compras y ventas), desperdiciando en gran medida las bondades que pueden ofrecer estos sistemas, como lo es la integración con las actividades productivas de la empresa que va a permitir controlar, planificar, ajustar e incluso, llevar la trazabilidad de manera más eficiente.

 Uno de estos beneficios de integración es la “Liquidación del Granjero”; la cual hace referencia a la cantidad de dinero que debe ser cancelada a aquellos productores que se encuentran bajo relación de contrato con la empresa integradora, según la cantidad de kilogramos de pollo en pie entregados a la empresa. Este pago puede variar debido a que en algunas ocasiones incluye bonificaciones y en otras, descuentos; que vienen dados según los niveles o parámetros de producción obtenidos.

Los incentivos, generalmente, están supeditados a la conversión alimenticia y la mortalidad. Si el granjero obtiene valores de eficiencia por encima del promedio, con respecto al resto de los granjeros asociados a la integradora, obtendrá bonificación.

Por su parte los descuentos por calidad están representados por aquellos pollos (medidos en Kg) que presentan características indeseables al momento de llegar a la planta de beneficio, durante su recorrido por la línea (o cadena de trabajo) o al momento de terminar el proceso de como tal. En este sentido se registran los Kg de pollo comido, pollo enfermo eviscerado (ascítico, cianótico o caquéxico) y pollo ahogado en transporte. Las políticas para realizar estos descuentos deben estar bien claras, ya que dependiendo de cuál sea la empresa integradora, es probable que se realice el descuento  al granjero, que no se realice  o que las pérdidas sean asumidas en partes iguales por el granjero y la empresa integradora.

Pero visto en perspectiva ¿Qué debería registrar un sistema ERP para que la integradora logre realizar la liquidación del granjero sin cometer errores?

Mediante el sistema ERP, la empresa integradora debe mantener un registro actualizado de todas las cuentas por cobrar respecto a los insumos de producción que ha proporcionado al granjero asociado, como lo son: pollitos bebé, alimentos concentrados, medicina veterinaria y la asistencia técnica requerida durante el proceso de engorde del lote; de igual manera se debe llevar el valor de la producción, que no es más que la cantidad de kilogramos de pollo en pie entregados a la planta beneficiadora de la empresa, multiplicados por su costo unitario (kg pollo x moneda/kg); y por último pero no menos importante, la cantidad de dinero a cancelar al granjero, que se genera de la siguiente fórmula:

Pago a granjero = Valor de la producción + Incentivos – Cuentas por cobrar – Descuentos por calidad

En la misma medida que obtengamos un sistema ERP que logre registrar todo este proceso, de manera eficaz y eficiente, obtendremos un valor más exacto del monto a cancelar a los granjeros por la liquidación de lotes de pollos de engorde. Por lo tanto, queda evidenciada la necesidad de utilizar sistemas ERP que puedan integrarse con los procesos productivos del negocio y no solo limitarse al control financiero de la empresa.