Enzimas potencian la industria avícola

pollitoLas enzimas son catalizadores biológicos. Moléculas de naturaleza proteica que influyen (acelerando o retardando) en las reacciones químicas. Se diferencian de los catalizadores químicos por tener:
  • Tasas de reacción más altas
  • Condiciones más ligeras de reacción
  • Mayor especificidad de reacción
  • Capacidad de regulación

Las reacciones enzimáticas están hechas de procesos de oxidorreducción y de procesos de transferencia de grupos.

El uso de enzimas en la industria avícola se remonta a los años 80’s, cuando se usaban de forma individual en el proceso alimenticio de los pollos. Actualmente su uso se realiza en forma combinada, dándose a conocer como cócteles enzimáticos. El propósito de su uso en la industria avícola es hacer más eficiente el uso de los alimentos balanceados de manera que se reduzcan los costos.

Los complejos o cócteles multienzimáticos usados en la industria generalmente aumentan el contenido de energía, proteína, aminoácidos, o de minerales, como el fósforo. Al aumentar el valor nutritivo del alimento balanceado las enzimas hacen posible una mayor inclusión de ingredientes (económicos) que de otra manera no sería posible, lo cual resulta en un aumento de la productividad y por ende reduce el costo del alimento. El nutriólogo o nutricionista tiene entonces la oportunidad de bajar el costo de la formulación con enzimas.

En general, a los alimentos para aves se agregan enzimas del tipo de:

  • Fitasas
  • Xilanasas
  • Amilasas
  • Proteasas
  • Galactosidasas
  • Hemicelulasas
  • Glucanasas
  • Pectinasas
  • Pentosanasas

Aunque los productos enzimáticos son principalmente para maíz y soya con sorgo existen buenas oportunidades. “Hay enzimas que se pueden usar en ciertos ingredientes, particularmente en DDGS”, nos explica la Dra. Krimilda Valle de Alltech México. La diferencia de usar enzimas en sorgo o en maíz radica en el contenido diferente de proteína y carbohidratos, además del contenido de fibra.

Las pentosanasas (para dietas con trigo) y b-glucanasas (para dietas con cebada), respectivamente, presentan como beneficios (adicionales a los ya mencionados) la disminución de la viscosidad intestinal, mejoramiento de la digestibilidad de la grasa y que elimina la acción encapsuladora del endospermo para exponer el almidón y proteína intracelulares a las enzimas endógenas.

Lo ideal es que cada empresa fabricante de enzimas y complejos enzimáticos brinde una matriz nutricional de liberación de nutrientes, la cual se usa para calibrar los ahorros en la formulación. Por ejemplo, los valores de las matrices varían dependiendo de la cantidad de almidón disponible en el grano o del nutriente a liberar. “Con granos de buena calidad, la matriz energética disminuye y el ahorro no es tan grande, pero cuando se tiene uno de más baja calidad, es en donde se expresan mejor las enzimas”, explica el Dr. Roberto Santiago de Danisco México, Centroamérica y el Caribe.

En el caso de las enzimas “más no necesariamente es mejor”. Una mayor cantidad de enzima mejora la velocidad de desdoblamiento pero mientras esté presente el sustrato la enzima añadida va a actuar hasta que se acabe, incrementando los costos. Es imperativo encontrar la mejor correlación del niel de inclusión en el alimento por desdoblamiento del nutriente según la especie que queremos alimentar, todo ello apoyado en investigación y trabajos de campo.

Hacer de uso de la tecnología que apoya el proceso de formulación permitirá sopesar los costos que genere el proceso de investigación, manteniendo la eficiencia de la industria y garantizando productos de excelente calidad al mercado al mejor precio.

Fuente:

http://www.wattnet.com/uploadedFiles/Lo-mas-leido.pdf