Gamificación: ¿Jugamos?

GamificationEl uso de técnicas provenientes del mundo del juego para mejorar la productividad de los empleados y enganchar a los clientes gana terreno en el mundo empresarial, sin embargo muchas organizaciones aún no sacan partido de esta tendencia. El término “gamificación” no existía en español hasta que se adaptó directamente de la voz inglesa gamification.

“Los juegos tienen ciertas mecánicas que hacen que los usuarios se comprometan y vuelvan por más. Hay personas que se pasan horas y horas jugando. La pregunta es, ¿cómo aplicar esto en una empresa?”, sostuvo Reuven Gorsht, Senior Director, Strategy, Global Pre-Sales at SAP.

Al aplicar mecánicas de juego en otros entornos para generar ciertos comportamientos en los usuarios la gamificación, de forma ingeniosa y tecnológica, capta la atención de los empleados y clientes, aumenta su compromiso y desempeño, y muchas cosas más.

Para 2015 se estima que el 40% de las empresas de Global 1000 usarán gamificación según un artículo de Forbes. Tareas laborales que resultan repetitivas y poco estimulantes para los empleados se verán transformadas para generar un mayor nivel de productividad.

Un reciente informe de la consultora Ovum manifiesta que la gamificación va mucho más allá de la tecnología que soporta estas prácticas. “Las organizaciones deben considerar muchos otros aspectos, por ejemplo, estratégicos, organizacionales, culturales e incluso psicológicos, que trae consigo este término”, se indica en el estudio citado.

 “La gamificación puede ayudar a mejorar el compromiso del cliente y la gestión del comportamiento de los empleados y sus niveles de productividad, pero aún hay que mejorar en lo que respecta a cómo estas técnicas pueden beneficiar de una forma más directa al negocio”, reza el estudio.

Por último, pero no menos importante, la gamificación tiene que estar diseñada en función de las estrategias y objetivos de negocio. De nada sirve generar más actividad si no se sabe cómo encauzarla hacia los resultados empresariales que se quieren alcanzar.

Para Adam Holtby, analista de Software & Soluciones de TI de Ovum, para asegurar esto último y soportar los objetivos de negocio es preciso determinar qué se quiere conseguir con estas prácticas desde sus fases iniciales de planificación.

Tecnología social y gamificación, la combinación perfecta

Según Ovum, las tecnologías sociales y la gamificación trabajan bien juntas cuando los puntos, las medallas, etc. responden a un sistema de valores repleto de significado que registra el estado y los logros de los usuarios y satisface el deseo de éstos de obtener un feedback. Utilizadas en este sentido, estas herramientas pueden ayudar a cambiar comportamientos, desarrollar capacidades y, sobre todo, a impulsar la innovación en las organizaciones.

No obstante, para Holtby, la gamificación puede hacer mucho más. “Aunque gran parte del uso que se ha hecho de la gamificación en esta etapa inicial en la que ha emergido el concepto se ha centrado en guiar el comportamiento del usuario y reforzar el compromiso con las personas que emplean estas técnicas, las organizaciones también podrían empezar a utilizar los datos generados por estos sistemas para mejorar el conocimiento que tienen de las habilidades y reputaciones tanto de sus empleados como de sus clientes”.

Así, una vez más, aparece en escena la tan codiciada analítica, que cada vez es tenida más en cuenta por las compañías para comprender los numerosos datos de diversas fuentes (big data) que emergen de su seno o del exterior. Unos datos que solo estudiándolos y aplicando las técnicas adecuadas de análisis podrán convertir en información valiosa para su negocio.

Fuente:

http://blogs.sap.com/latinamerica/gamificacion-negocios/

https://www.centrodeinnovacionbbva.com/contents/17220-gamificacion-mucho-mas-que-un-juego