Mejorando la eficiencia en el sector avícola

Por Ma. Eugenia Cedeño

Gallinas blancasEn el negocio de producción primaria, como lo es industria avícola, la mejora de la eficiencia es clave, porque son negocios muy sensibles a los costos, independientemente del tamaño y de si procesa pollo o huevo.

Para ello, hay plataformas de software en español, que son operativas en el mercado latinoamericano, adaptadas a leyes y cuestiones fiscales, como lo es la tecnología de SAP. Esta tecnología es adaptable y configurable a las necesidades particulares de la  avicultura. “Nosotros tomamos SAP y lo configuramos, lo adaptamos, lo completamos para que funciones de la manera más adecuada para el sector avícola” dice Jorge López desde Valencia, Venezuela, Director de Mercadeo y Alianzas de SofOS, empresa que tiene operaciones en México y otros países latinoamericanos. De esta manera, se generan soluciones sobre la tecnología de SAP, orientadas al sector avícola, pero que además incluye herramientas de análisis y reportes.

Particularidades del sector avícola

En el sector avícola hay algo muy particular que no tienen otros sectores, que es el manejo de unidades de medidas múltiples pero con distintos valores al mismo tiempo, para un mismo producto. No siempre hay dos pollos que pesen lo mismo. Podría parecer algo trivial; en cualquier otro sistema que maneje unidades y pesos al mismo tiempo, la conversión entre ellas es una sola. Una caja de un producto manufacturado siempre va a pesar lo mismo, pero no un pollo, que es un producto vivo. Y además es durante todo el ciclo completo desde el huevo fértil, la producción hasta el procesamiento. “Nuestra solución maneja las unidades como deben manejarse en una solución avícola, y ese es el valor agregado, pero utilizando la plataforma SAP” añade el Ing. López.

Este tipo de soluciones, para el caso de una empresa completamente integrada, deben incluir áreas tales como cría, levante, abuelas, reproductoras, incubadoras y producción de pollo en engorde. Pero también puede funcionar para una empresa que no esté tan integrada, que produzca alimentos balanceados, que engorde pollos o que produzca huevos.

Para las empresas productoras de huevo, el sistema puede ayudar a gestionar desde las ponedoras hasta la producción de huevos de consumo. Si se produce huevo fértil, se integra la funcionalidad de gestión de huevo fértil para producir pollito, el manejo de la incubadora, entre otras cosas. En incubación se maneja la mortalidad, la viabilidad y otros datos que se ingresan al sistema, se automáticamente o con la intervención del usuario, según la realidad tecnológica de cada empresa.

En el caso particular del proceso de incubación y producción del pollo, se obtienen datos que las empresas suelen registrar para su control, aunque en la actualidad no se realiza de manera automática. No obstante, hay herramientas comúnmente utilizadas a nivel de granja o planta que se pueden integrar, y que automáticamente transfieren la información al sistema, como la de las básculas de entrada y salida de granjas o de plantas, los formuladores y dosificadores de las plantas de alimentos balanceados, entre otros.

“Sabemos que uno de los sitios donde hay pérdidas y que si no se controlan pueden ser importantes, justamente es en el transporte, de la granja a la planta, de una planta a otra o de la granja a la planta de procesamiento” comenta el Ing. López de SofOS. El control en las básculas es automático. “De hecho tenemos integrado el sistema en varios clientes y distintas marcas de romanas”, dice el Ing. López. El sistema se puede usar tanto para planificar como para el control del costo o el rendimiento del ave.

Automatización

Un problema recurrente en Latinoamérica es que hay granjas que no tienen acceso a internet, potenciado en cierta manera como consecuencia de que la ubicación ideal de las granjas avícolas es en sitios remotos y alejados de grandes poblaciones. Pero, para eso hay herramientas portátiles en las que el productor, el técnico o el veterinario carga los daros offline, para después subirlos al sistema. De esta manera, cada unidad de negocios, planta de alimentos, incubadora o granja llena su parte y después el sistema integra todo.

Pero ¿de qué manera el sistema ayuda a tomar decisiones cuando se integra todo?

En un sistema integrado en línea, la toma de decisiones es en cualquier momento. Va a depender, por supuesto, del nivel de integración. Si está integrada toda la cadena, se puede ver hacia atrás y planificar.

Por ejemplo, en una empresa productora de huevos, si se tiene presupuestado para el año una cantidad determinada de docenas de huevo, se puede ver hacia atrás la capacidad de las incubadoras, la cantidad de granjas y de ponedoras. Entonces, el plan de especificación cíclica determina si se necesita más o menos capacidad para responder a esa posible demanda y luego en qué momento se puede sacar.

La toma de decisiones no es fácil cuando hablamos de animales vivos. Se tienen que tomar las decisiones, porque no podemos detener la producción de una gallina ponedora. “No es lo mismo que parar una planta. Si lamentablemente cae la venta de un producto determinado, bajamos un turno o paramos una línea. En el caso de las ponedoras, tenemos que ver qué hacer”.

Esta es una de las principales herramientas en la planificación, pero el otro tema es el costo. Aquí lo importante es tomar la decisión antes, y no tiempo después cuando ya sucedieron las cosas. Es decir, se ve sobre la marcha, para saber si no nos estamos desviando de los indicadores de desperdicio, analizando cuánto hay de mortalidad o de merma en cierto proceso. Al momento de estar cargando la información, inmediatamente empieza a haber indicadores en línea que detectan algún problema para poder tomar medidas antes de que sea demasiado tarde. Es decir, se pueden tomar decisiones en “tiempo real”, aunque sujeto a ciertos procesos manuales según el nivel de integración y tecnológico de la empresa.

En el negocio avícola, es una gran ventaja poder tomar decisiones rápidas y precisas, que puedan hacer ganar o perder dinero rápido.

Medición de los beneficios

Después de implantar sistemas de este tipo, el productor avícola puede identificar problemas desde el principio, que redunde en beneficios. Por ejemplo, uno de los primeros ajustes es en inventarios, que afectan fuertemente las pérdidas.

Pollitos

Una vez hechos los ajustes, hay mejoras significativas en el control de mermas y pérdidas, problema que afecta enormemente a los negocios avícolas, a pesar de los controles de vehículos o el control satelital. “Si te sacan uno o dos pollitos de cada camión, es muy difícil seguirlos si no tienes algo integral”, señala el Ing. López.

En el caso del alimento, que constituye alrededor del 80 por ciento del costo del pollo, con un sistema de monitoreo podemos ver si se produjeron 100 kg de alimento, a la granja llegan 98 kg y se reporta un consumo de 90 kg. Es ahí entonces donde se investiga y se toman medidas.

Los beneficios que hay con estos sistemas son:

  • Control de procesos, costos y precios reales por producto; incluye merma y desperdicio de cada etapa.
  • Organización y estandarización de procesos, roles, mecanismos de seguridad y auditoría.
  • Gestión en línea de inventarios e integración completa de básculas.
  • Visualización en tiempo real de la información proveniente de todas las áreas de la empresa.
  • Simplificación de operaciones al eliminar errores, procesos redundantes y recursos innecesarios.
  • Integración de principio a fin de las distintas áreas del negocio, como de la empresa con sus aliados, proveedores y distribuidores.
  • Optimización del proceso de toma de decisiones.

Integración con otros programas

La integración de una solución de este tipo se puede dar con la información de los programas de dosificación o formulación. Pero, también se puede integrar con logística para la distribución de alimento, camiones, granjas u otro tipo de cosas.

He aquí el valor de estos sistemas. Hay una integración con toda la parte administrativa y de control de costos, pero existe la posibilidad de integrarlo directamente con todo el proceso logístico, desde las compras, hasta la producción y distribución.

Hay soluciones que se conocen como soluciones de nicho, específicas para la producción y control de la granja. A algunas empresas les falta integrar estas soluciones con la logística de transporte, para luego integrarlo a costos, punto donde flaquea el modelo. De no hacerse así, el análisis y la toma de decisiones no es en “tiempo real”. Además, como hay transcripción de datos manual, se producen errores.

Lo mismo es con la distribución: hay sistemas muy avanzados de distribución; que incluso hacen rutas eficientes para la distribución al consumidor final, ya sean embutidos, productos con valor agregado o pollo fresco, a los puntos de venta, para la recolección en las granjas o para llevar alimento a las mismas.

Las empresas por lo tanto no necesitan renunciar a estos sistemas especializados si éstos les dan los resultados  esperados en áreas específicas del proceso productivo, sino que pueden complementarlos e integrarlos así gestionar el negocio como un todo, y no como la suma de compartimientos aislados.

¿Quién usa estas herramientas?

Hay diversas empresas avícolas que utilizan estas soluciones para la toma de decisiones. Por ejemplo, en países “como México o Venezuela, hay varias empresas avícolas que se encuentran en el top 10 que las utilizan. Pero también las hay en Centroamérica”, señala en entrevista Jorge López de SofOS.

Muchas empresas avícolas tienen SAP, pero por lo general sucede que lo tienen para la parte financiera o administrativa. Hay que integrar la solución a la producción, para aprovecharla.

La integración incluso llega hasta los productos cárnicos o embutidos, es decir, desde la granja hasta la planta de procesamiento ulterior para la elaboración de productos con valor agregado. Otro de los aspectos interesantes es que para aquellas empresas avícolas que van más allá en el proceso de integración y tienen cadena de restaurantes de comida rápida, es posible integrar incluso esta parte a la misma plataforma.

Conclusión

Hay que empezar a ingresar esta tecnología en el sector avícola en particular y en la agroindustria en general. Hasta ahora, sólo lo han hecho las grandes empresas, e incluso, a veces sólo a nivel administrativo.

La penetración de esta tecnología es sólo a nivel de las soluciones de nicho, sin estar integradas por completo. Al ver la volatilidad en el mercado, tiene sentido usar esta tecnología e información para gestionar la avicultura.

Como productores avícolas, se presta atención a las compras de materias primas, a la venta de productos terminados, al control de las enfermedades o a la automatización de procesos. Pero, ¿qué vamos a hacer con todas esas mejoras para empezar a medirlas?

Tenemos que crear las bases para el crecimiento, la integración y la aceleración del negocio en toda la cadena de valor de la industria avícola.

[Fragmento del artículo “Informática para la gestión de la industria avícola” publicado en la revista “Industria Avícola” en la edición de enero 2015, página 6.]

Fuente:

http://www.industriaavicola-digital.com/201501/Default/4/0#&pageSet=4