¡Subamos a la nube!

Por Ma. Eugenia Cedeño

Cloudcomputing3Al igual que Big Data y Movilidad, la Nube es otra tendencia tecnológica que llegó para quedarse. Servicios en la nube, informática en la nube, nube de cómputo o nube de conceptos, (del inglés cloud computing), o en su forma más coloquial “La Nube” no es más que la posibilidad de ofrecer servicios de computación a través de Internet. Ésta posibilidad ha agilizado una serie de procesos que antes resultaban formales, salpicando de inmediatez tareas cotidianas y hasta hobbies.

En este tipo de computación todo lo que puede ofrecer un sistema informático se ofrece como servicio, de modo que los usuarios puedan acceder a los servicios disponibles «en la nube de Internet» sin ser expertos en la gestión de los recursos que usan.

La computación en la nube son servidores desde Internet encargados de atender las peticiones en cualquier momento. Se puede tener acceso a su información o servicio, mediante una conexión a Internet desde cualquier dispositivo móvil o fijo ubicado en cualquier lugar. Sirven a sus usuarios desde varios proveedores de alojamiento repartidos por todo el mundo.

Características clave:

  • Agilidad: Capacidad de mejora para ofrecer recursos tecnológicos al usuario por parte del proveedor.
  • Coste: Los proveedores de computación en la nube afirman que los costes se reducen. Un modelo de prestación pública en la nube convierte los gastos de capital en gastos de funcionamiento. Ello reduce barreras de entrada, ya que la infraestructura se proporciona típicamente por una tercera parte y no tiene que ser adquirida una sola vez o tareas informáticas intensivas infrecuentes.
  • Escalabilidad y elasticidad: aprovisionamiento de recursos sobre una base de autoservicio casi en tiempo real, sin que los usuarios necesiten cargas de alta duración.
  • Dispositivo e independencia de la ubicación: permite a los usuarios acceder a los sistemas utilizando un navegador web, independientemente de su ubicación o del dispositivo que utilice (por ejemplo, PC, teléfono móvil).
  • La tecnología de virtualización: permite compartir servidores y dispositivos de almacenamiento y una mayor utilización. Las aplicaciones pueden ser fácilmente migradas de un servidor físico a otro.
  • Rendimiento: Los sistemas en la nube controlan y optimizan el uso de los recursos de manera automática, dicha característica permite un seguimiento, control y notificación del mismo. Esta capacidad aporta transparencia tanto para el consumidor como para el proveedor de servicio.
  • Seguridad: puede mejorar debido a la centralización de los datos. La seguridad es a menudo tan buena o mejor que otros sistemas tradicionales, en parte porque los proveedores son capaces de dedicar recursos a la solución de los problemas de seguridad que muchos clientes no pueden permitirse el lujo de abordar.
  • Mantenimiento: de las aplicaciones de computación en la nube es más sencillo, ya que no necesitan ser instalados en el ordenador de cada usuario y se puede acceder desde diferentes lugares.

 Sin embargo no todo es color de rosa. Algunas desventajas de la nube son:

  • La centralización de las aplicaciones y el almacenamiento de los datos origina una interdependencia de los proveedores de servicios.
  • La disponibilidad de las aplicaciones está sujeta a la disponibilidad de acceso a Internet.
  • Los datos «sensibles» del negocio no residen en las instalaciones de las empresas, lo que podría generar un contexto de alta vulnerabilidad para la sustracción o robo de información.
  • La confiabilidad de los servicios depende de la «salud» tecnológica y financiera de los proveedores de servicios en nube. Empresas emergentes o alianzas entre empresas podrían crear un ambiente propicio para el monopolio y el crecimiento exagerado en los servicios.7
  • La disponibilidad de servicios altamente especializados podría tardar meses o incluso años para que sean factibles de ser desplegados en la red.

Con el importante avance que ha tenido la nube en los últimos años es evidente que su utilización puede traer un gran número de beneficios tanto a consumidores como a empresas. Son éstas últimas las que deben elegir un buen proveedor de calidad que presente soluciones escalables en función de sus necesidades, y que al mismo tiempo permita aprovechar todo el potencial del cloud computing y garantice el mejor servicio para el usuario final.

Fuente:

http://es.wikipedia.org/wiki/Computaci%C3%B3n_en_la_nube

http://blogs.sap.com/latinamerica/todos-hablan-de-ella-pero-que-es-en-realidad-la-tecnologia-en-la-nube/