Entradas

Día Nacional de la Ganadería en México. ¿Qué pueden hacer las tecnologías digitales por la industria?

Hoy 6 de marzo es un día para recordar el importante aporte de la ganadería mexicana a la economía del país; porque según datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), la actividad de criar ganado para su explotación y comercio es el 1.1% del PIB agroalimentario.  

México ocupa el sexto lugar en el ranking mundial de países productores de carne de res, cuenta con 109.8 millones de hectáreas y 841 mil personas que se dedican a la ganadería. Además, 34.8 millones de bovinos son parte de su población animal.  

Las ventas de carne de res mexicana en el mercado exterior crecieron 12% en el 2019, con un valor de más de 2 mil 300 millones de dólares, y escalaron de la sexta a la tercera posición entre los principales productos agroalimentarios exportados, según datos de Grupo Consultor de Mercados Agrícolas.   

Sin embargo, los ganaderos de México como los del resto del mundo deben enfrentar al menos cuatro importantes retos, como los estragos del cambio climático que afectan su producción con sequías e inundaciones; la necesidad de producir más con menor impacto ambiental; satisfacer los nuevos hábitos de consumo de la población, que percibe a la carne de res como perjudicial para la salud; y resolver la escasa mano de obra disponible para trabajar en esta actividad. 

Además, los ganaderos mexicanos tienen otros problemas como la inseguridad; el contrabando de ganado por la frontera sur que pone en riesgo el estatus sanitario que la industria ha alcanzado; y la posición de desventaja en la que se encuentran en el mercado internacional de alimentos, donde compiten con ganaderos con importantes subsidios. 

Agromática para la ganadería mexicana 

Alejandro Anzola, gerente de Agronegocios de SofOS México, un partner de SAP especialista en la transformación digital del sector agroalimentario, señala que en el mundo está en construcción un nuevo sistema alimentario en el que las tecnologías digitales son parte de la solución muchos de los problemas del sector para producir de manera más sustentable, resiliente, transparente y rentable. 

Explica que la Agromática es aplicar tecnologías digitales como Inteligencia Artificial, ERP, Computación en la Nube, Internet de las Cosas, Big Data y Movilidad a las actividades agrícola, pecuaria o agroindustrial, por ejemplo, implementando sistemas de alerta temprana que ayuden a controlar los agronegocios y convertirlos en ecosistemas agroindustriales inteligentes al transformar sus modelos de producción de reactivo a proactivo para tomar decisiones correctas y oportunas.  

“El mundo necesita que los agronegocios incorporen tecnologías para innovar en los productos que ofrecen y mejorar procesos de producción. Además, como ya lo ha señalado el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), las TIC provocarán que una nueva generación de ganaderos y agricultores llegue o se quede en las zonas rurales. Esto ayudará a solventar la falta de recursos humanos que está afectando al sector, y facilitará la transición generacional en estas empresas, que en su mayoría son familiares”.

 

Por: María Eugenia Campo

Grupo Ceuta resuelve con un core digital sus crecientes necesidades de TI

Cuando una organización empieza a crecer aumentan las necesidades en materia de tecnologías o sistemas, y en este proceso, algunas áreas del negocio demandan más atención y recursos que otras, lo que representa un reto para los responsables de TI. Esto también ocurre en empresas agrícolas como Grupo Ceuta, que han crecido exponencialmente frente a la creciente demanda del comercio nacional e internacional de frutas y verduras de México.

“Se abrió otro negocio, otra empresa, una bodega, otra agrícola y cada una de esas áreas representaba una nueva base de datos, usuarios, otra red. Era mucho trabajo la administración de los sistemas… eso redundó en que tuviéramos mucha gente. Llegó un punto en el que no nos creían que necesitábamos más personal. Esto es un monstruo de muchas cabezas”,  explicó Marcelino Rocha, gerente de tecnologías de información de Grupo Ceuta.

Durante su participación en un panel sobre la transformación de las empresas agrícolas en ecosistemas agroindustriales inteligentes, el responsable de las tecnologías de Grupo Ceuta explicó que la organización que representa decidió implementar un core digital para agronegocios con el fin de responder a la demanda de distintas áreas del consorcio que han crecido y requieren la actualización de sus sistemas, cada una con sus propias prioridades; en un proceso que les está permitiendo adoptar mejores prácticas y resolver desafíos operativos de la gerencia de TI.

Detalló Rocha, que además cada línea de negocio comenzó a evolucionar y a tener necesidades diferentes. Especialmente el área de ventas consume entre el 40 y 50% de los servicio de TI de este grupo de empresas agrícolas, que tiene su origen en Sinaloa.

Rocha, quien ya suma más de 20 años de experiencia en el área de tecnologías de información en Ceuta, señala que cuando una empresa crece sin organización ni homologación, y los sistemas está desactualizados, gasta mucho dinero en la  administración, ampliación de su infraestructura y resulta muy complicado gestionar su portafolio de proyectos de TI.

“Realmente tenemos un concepto erróneo en las empresas sobre el hecho de contar con un programador o comprar un sistema casero. Esto es algo de doble filo. Si está muy bien diseñado y bien utilizado te brindará resultados por un tiempo, pero una vez que tienes 20, 40, 100, 500 usuarios, te darás cuentas que tu estado mental, la situación de la empresa, el negocio, el mercado y hasta del país, han cambiando”.

En el caso de Ceuta, decidieron implementar un core digital para los temas financieros, también conocidos como backoffice, que abarca las áreas de administración, contabilidad, activos, cuentas por pagar, por cobrar y ventas. “Buscábamos una tecnología sólida que abarque también las buenas prácticas y que no fuera manipulable como las hojas de cálculo de Excel”.

Asegura que SAP no era su primera opción. Estuvieron buscando soluciones, pero cuando conocieron la vertical desarrollada por SofOS se dieron cuenta que se trata de un partner que no llegó vendiendo a SAP, sino que mostró su experiencia en el ramo agrícola y en la agroindustria.

De esta manera decidieron implementar SAP para producción, administración y ventas de los principales 20 negocios del grupo al mismo tiempo, en un proceso que califican como retador y revelador, que les ha permitido aprenden de sí mismos.

“Este proceso que estamos llevando a cabo va a impactar a nivel del negocio por muchos años, es algo muy bueno, no lo mejor todavía, pero muy bueno. Aún podemos mejorar, pero, sí ha sido realmente un cambio en cuanto a homologación y control. Muchos de los objetivos que teníamos planteados los estamos logrando”, asegura Rocha.

Finalmente, señaló que “este es un tipo de cambio que te exige el mercado, la competencia, porque si el vecino comienza hacerlo y tú no, te estarás rezagando”.