Entradas

Aciertos del sector avícola en países de Latinoamérica

Mapa-America-Latina

Por Jhosymar Sifontes

Son muchas las dificultades que ha atravesado el sector avícola en algunos países latinoamericanos. Se han ido desarrollando temas que afectan al sector, como el uso de antibióticos para el crecimiento de las aves,  la exportación e importación de carne de pollo y huevo para el consumo humano, el alto costo de la materia prima, la sanidad, el control y el diagnostico de enfermedades que presentan las granjas avícolas, ente otros. Sin embargo a pesar de las vicisitudes que ha tenido el sector, también hay muchos logros y aciertos como por ejemplo la producción de alrededor de 15.000 millones de pollos al año, cifra muy impactante en el contexto mundial.

A continuación un resumen de los logros que ha alcanzado la industria avícola en países latinoamericanos en lo que va del año 2015:

Para el primer semestre del año, la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA) afirmó que Brasil exportó el récord histórico de 400.000 toneladas de carne de pollo con las variables: pollo entero, cortes, productos salados, procesados y embutidos, según cifras de mediados de éste verano pasado.

Por otro lado, Latinoamérica también celebra la noticia que destaca la Unión Nacional de Avicultores de México,  por primera vez en la historia, después de 20 años, un consorcio de empresas mexicanas, logró el acuerdo de apertura de la frontera para la exportación de huevo fresco mexicano a Estados Unidos, el cual durante la vigencia del Tratado de Libre Comercio de América (TLC) no se había logrado concretar.

En Honduras, el sector avícola mostró un crecimiento en el consumo de carne de pollo y huevos entre 4 y 5% en los últimos años, lo que le permite garantizar el abastecimiento local, cuya demanda asciende a tres millones de libras de carne de pollo y 1,314 millones de huevos anuales, según Donaldo Polanco, presidente de Asociación Nacional de Avicultores de Honduras (Anavih) y de la Federación de Avicultores de Honduras (Fedavih). La demanda de carne de pollo y huevos continúa en aumento. El último reporte de producción del Banco Central de Honduras (BCH) reveló que la avicultura reportó un crecimiento de 7% en el primer semestre de 2015, superior que el 4.6% de enero a junio de 2014.

Aves de postura1Al culminar este año, se proyecta que Argentina producirá más de 12.000 millones de unidades, 2% más que el año pasado, de las cuales exportará el 7%. Así lo indican los pronósticos de la Cámara Argentina de Productores Avícolas (CAPIA), que agregó que la población de aves también aumentó, en el orden del 2%. Javier Prida, presidente de CAPIA, indicó que el crecimiento que se ha producido desde 2003 a la fecha y con excepción de los años 2011 y 2012, se manifiesta en inversiones de última tecnología, ampliación del parque productivo, relaciones públicas y privadas, entre otras cosas. Adicionalmente, Argentina presenta un alentador crecimiento en el consumo de huevo per cápita, con 261 unidades para 2015, ubicándose como el segundo país consumidor de América latina, detrás de México, que es el mayor a nivel mundial.

Recientemente en Panamá reportaron un aumento de 4,4% en el consumo de carne de pollo, respecto al mismo periodo de 2014. Cifras de la Asociación Nacional de Avicultores de Panamá -ANAVIP- señalan un aumento de 4,41% en el consumo de pollo durante el primer semestre de 2015, llegando a un total de 167 millones de libras consumidas en el período en cuestión. Pedro Acosta, vocero de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá, manifestó que existe un cambio en el hábito de consumo de los panameños. Acosta considera que el cambio se sustenta en dos aspectos, el bajo precio del producto y los estándares de salubridad y cuidados de la industria avícola.

Dentro de los logros que destacan en Latinoamérica, se encuentra la industria avícola de República Dominicana, la cual produce en promedio 15.5 millones de unidades de pollos al mes, y sobre los cinco millones de huevos al día, genera 15,000 empleos directos en zonas rurales, y mueve al año US$730 millones, para constituir el subsector que más aporta al Producto Interno Bruto (PIB) local, dentro de la pecuaria. La producción, que se consume en este país, en el caso de la “carne blanca”, y casi en su totalidad en el de los huevos (sólo una porción termina en Haití de manera informal), permite al país ser autosuficiente en este renglón, según la Asociación Dominicana de Avicultura (ADA).

Colombia ha sido uno de los países latinoamericanos, con muchas dificultades para este año 2015, debido al constante ajuste tributario, el aumento del dólar y la dependencia de otros países para importar la materia prima. Aun así también hay buenas noticias, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi) forman auditores en bioseguridad aviar para mejorar la competitividad de la avicultura nacional, con el fin de unificar criterios profesionales y apoyarse en el equipo técnico de FENAVI para avanzar en las visitas a las granjas avícolas comerciales del país, y así poder certificar o recertificar los establecimientos avícolas como bioseguros. Esta estrategia hace parte para el control y erradicación de la enfermedad de Newcastle, de Alta Virulencia en el país, y como herramienta de prevención para el ingreso del virus de la influenza aviar a las granjas.

El triunfo de la industria avícola en América Latina, evoluciona progresivamente. Son muchos los factores que influyen en este crecimiento, sin embargo es necesario reconocer los avances y apostar para que en el fututo sea mejor. El control de los costos, la gestión del negocio basada en información real y oportuna, la integración (física y de información) a lo largo de toda la cadena productiva, el control de las enfermedades, la adopción de nuevas tecnologías, entre otras, serán siempre los retos por superar del sector avícola.

Fuente:

www.elsitioavicola.com

http://www.fenavi.org

http://www.portalagropecuario.com.ar

http://www.boletin.avicolatina.com

http://www.avicolatina.com

http://abpa-br.com.br/

http://www.una.org.mx/

 

  1. Según se desprende de la Corporación de Avicultores del Ecuador (Conave) en la zona de Latinoamérica se produce alrededor de 15.000 millones de pollos al año, cifra muy impactante en el contexto mundial. En el marco del Congreso de Guayaquil, se desprende que la industria avícola representa en esta zona el 35% del PIB pecuario. La carne de pollo es una de las más saludables del mercado. Es un alimento con una alta densidad de nutrientes. En los últimos meses, varios países latinoamericanos han ofrecido informes con datos sobre el consumo de pollo entre su población y es cada vez más fuerte.
  2. Los líderes de los países productores de aves de corral de América Latina han establecido estrategias y una serie de iniciativas para combatir y prevenir la aparición de brotes de la influenza o gripe aviar en el continente. La iniciativa, que había propuesto la Proteína Animal Asociación Brasileña (ABPA), fue apoyada dentro de la Asociación Latinoamericana de Avicultura (ALA).
    Tras una serie de reuniones celebradas en Guayaquil (Ecuador), se definió la estrategia que incluye una serie de acciones como la creación de fondos y planes de contingencia en todos los estados de la UE, y el establecimiento de una serie de medidas de bioseguridad.

¿Cómo se debería realizar la Liquidación de Granjeros coordinados verticalmente mediante sistemas ERP?

granja-960x623Por Miguel Espejo, Arquitecto de Soluciones SofOS

El acelerado crecimiento poblacional aunado, como es de esperarse, al incremento en la demanda de proteína de origen animal en los últimos años, ha obligado que los sistemas de producción animal se orienten a obtener los máximos índices productivos a mínimo costo, y con el mínimo impacto sobre el ambiente, para lograr así la sostenibilidad de los mismos.

Para esto, una de las prácticas más comunes en la actualidad, es la utilización de sistemas ERP que permitan registrar y planificar la mayor cantidad posible de procesos involucrados en el sistema de producción, a fin de mejorar la eficiencia. Pero ¿Qué es un sistema ERP?

Un software ERP (Enterprise Resources Planning, por sus siglas en inglés)  es una solución que permite llevar el control, de manera integrada, de las diferentes áreas de la empresa; tales como finanzas, costos, compras, ventas, administración de inventarios, producción, distribución y logística, planificación,  gestión de proyectos y recursos humanos; de forma tal que se realicen de manera más eficiente las actividades inherentes a la operatividad de la empresa, a la vez que se cuenta con un registro de información confiable.

Todo esto es necesario en  aquellas medianas y grandes empresas que se encuentran en constante crecimiento e innovación, donde se requiere de organización e integración de data estandarizada en el menor tiempo posible, a fin de optimizar los recursos de la compañía. Lógicamente que esto redunda en una mayor eficiencia y por ende en un mayor beneficio económico.

La mayoría de la empresas ligadas al sector agropecuario han limitado sus sistemas ERP solo a la realización de actividades administrativas (finanzas, costos, compras y ventas), desperdiciando en gran medida las bondades que pueden ofrecer estos sistemas, como lo es la integración con las actividades productivas de la empresa que va a permitir controlar, planificar, ajustar e incluso, llevar la trazabilidad de manera más eficiente.

 Uno de estos beneficios de integración es la “Liquidación del Granjero”; la cual hace referencia a la cantidad de dinero que debe ser cancelada a aquellos productores que se encuentran bajo relación de contrato con la empresa integradora, según la cantidad de kilogramos de pollo en pie entregados a la empresa. Este pago puede variar debido a que en algunas ocasiones incluye bonificaciones y en otras, descuentos; que vienen dados según los niveles o parámetros de producción obtenidos.

Los incentivos, generalmente, están supeditados a la conversión alimenticia y la mortalidad. Si el granjero obtiene valores de eficiencia por encima del promedio, con respecto al resto de los granjeros asociados a la integradora, obtendrá bonificación.

Por su parte los descuentos por calidad están representados por aquellos pollos (medidos en Kg) que presentan características indeseables al momento de llegar a la planta de beneficio, durante su recorrido por la línea (o cadena de trabajo) o al momento de terminar el proceso de como tal. En este sentido se registran los Kg de pollo comido, pollo enfermo eviscerado (ascítico, cianótico o caquéxico) y pollo ahogado en transporte. Las políticas para realizar estos descuentos deben estar bien claras, ya que dependiendo de cuál sea la empresa integradora, es probable que se realice el descuento  al granjero, que no se realice  o que las pérdidas sean asumidas en partes iguales por el granjero y la empresa integradora.

Pero visto en perspectiva ¿Qué debería registrar un sistema ERP para que la integradora logre realizar la liquidación del granjero sin cometer errores?

Mediante el sistema ERP, la empresa integradora debe mantener un registro actualizado de todas las cuentas por cobrar respecto a los insumos de producción que ha proporcionado al granjero asociado, como lo son: pollitos bebé, alimentos concentrados, medicina veterinaria y la asistencia técnica requerida durante el proceso de engorde del lote; de igual manera se debe llevar el valor de la producción, que no es más que la cantidad de kilogramos de pollo en pie entregados a la planta beneficiadora de la empresa, multiplicados por su costo unitario (kg pollo x moneda/kg); y por último pero no menos importante, la cantidad de dinero a cancelar al granjero, que se genera de la siguiente fórmula:

Pago a granjero = Valor de la producción + Incentivos – Cuentas por cobrar – Descuentos por calidad

En la misma medida que obtengamos un sistema ERP que logre registrar todo este proceso, de manera eficaz y eficiente, obtendremos un valor más exacto del monto a cancelar a los granjeros por la liquidación de lotes de pollos de engorde. Por lo tanto, queda evidenciada la necesidad de utilizar sistemas ERP que puedan integrarse con los procesos productivos del negocio y no solo limitarse al control financiero de la empresa.