Entradas

Aciertos del sector avícola en países de Latinoamérica

Mapa-America-Latina

Por Jhosymar Sifontes

Son muchas las dificultades que ha atravesado el sector avícola en algunos países latinoamericanos. Se han ido desarrollando temas que afectan al sector, como el uso de antibióticos para el crecimiento de las aves,  la exportación e importación de carne de pollo y huevo para el consumo humano, el alto costo de la materia prima, la sanidad, el control y el diagnostico de enfermedades que presentan las granjas avícolas, ente otros. Sin embargo a pesar de las vicisitudes que ha tenido el sector, también hay muchos logros y aciertos como por ejemplo la producción de alrededor de 15.000 millones de pollos al año, cifra muy impactante en el contexto mundial.

A continuación un resumen de los logros que ha alcanzado la industria avícola en países latinoamericanos en lo que va del año 2015:

Para el primer semestre del año, la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA) afirmó que Brasil exportó el récord histórico de 400.000 toneladas de carne de pollo con las variables: pollo entero, cortes, productos salados, procesados y embutidos, según cifras de mediados de éste verano pasado.

Por otro lado, Latinoamérica también celebra la noticia que destaca la Unión Nacional de Avicultores de México,  por primera vez en la historia, después de 20 años, un consorcio de empresas mexicanas, logró el acuerdo de apertura de la frontera para la exportación de huevo fresco mexicano a Estados Unidos, el cual durante la vigencia del Tratado de Libre Comercio de América (TLC) no se había logrado concretar.

En Honduras, el sector avícola mostró un crecimiento en el consumo de carne de pollo y huevos entre 4 y 5% en los últimos años, lo que le permite garantizar el abastecimiento local, cuya demanda asciende a tres millones de libras de carne de pollo y 1,314 millones de huevos anuales, según Donaldo Polanco, presidente de Asociación Nacional de Avicultores de Honduras (Anavih) y de la Federación de Avicultores de Honduras (Fedavih). La demanda de carne de pollo y huevos continúa en aumento. El último reporte de producción del Banco Central de Honduras (BCH) reveló que la avicultura reportó un crecimiento de 7% en el primer semestre de 2015, superior que el 4.6% de enero a junio de 2014.

Aves de postura1Al culminar este año, se proyecta que Argentina producirá más de 12.000 millones de unidades, 2% más que el año pasado, de las cuales exportará el 7%. Así lo indican los pronósticos de la Cámara Argentina de Productores Avícolas (CAPIA), que agregó que la población de aves también aumentó, en el orden del 2%. Javier Prida, presidente de CAPIA, indicó que el crecimiento que se ha producido desde 2003 a la fecha y con excepción de los años 2011 y 2012, se manifiesta en inversiones de última tecnología, ampliación del parque productivo, relaciones públicas y privadas, entre otras cosas. Adicionalmente, Argentina presenta un alentador crecimiento en el consumo de huevo per cápita, con 261 unidades para 2015, ubicándose como el segundo país consumidor de América latina, detrás de México, que es el mayor a nivel mundial.

Recientemente en Panamá reportaron un aumento de 4,4% en el consumo de carne de pollo, respecto al mismo periodo de 2014. Cifras de la Asociación Nacional de Avicultores de Panamá -ANAVIP- señalan un aumento de 4,41% en el consumo de pollo durante el primer semestre de 2015, llegando a un total de 167 millones de libras consumidas en el período en cuestión. Pedro Acosta, vocero de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá, manifestó que existe un cambio en el hábito de consumo de los panameños. Acosta considera que el cambio se sustenta en dos aspectos, el bajo precio del producto y los estándares de salubridad y cuidados de la industria avícola.

Dentro de los logros que destacan en Latinoamérica, se encuentra la industria avícola de República Dominicana, la cual produce en promedio 15.5 millones de unidades de pollos al mes, y sobre los cinco millones de huevos al día, genera 15,000 empleos directos en zonas rurales, y mueve al año US$730 millones, para constituir el subsector que más aporta al Producto Interno Bruto (PIB) local, dentro de la pecuaria. La producción, que se consume en este país, en el caso de la “carne blanca”, y casi en su totalidad en el de los huevos (sólo una porción termina en Haití de manera informal), permite al país ser autosuficiente en este renglón, según la Asociación Dominicana de Avicultura (ADA).

Colombia ha sido uno de los países latinoamericanos, con muchas dificultades para este año 2015, debido al constante ajuste tributario, el aumento del dólar y la dependencia de otros países para importar la materia prima. Aun así también hay buenas noticias, el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi) forman auditores en bioseguridad aviar para mejorar la competitividad de la avicultura nacional, con el fin de unificar criterios profesionales y apoyarse en el equipo técnico de FENAVI para avanzar en las visitas a las granjas avícolas comerciales del país, y así poder certificar o recertificar los establecimientos avícolas como bioseguros. Esta estrategia hace parte para el control y erradicación de la enfermedad de Newcastle, de Alta Virulencia en el país, y como herramienta de prevención para el ingreso del virus de la influenza aviar a las granjas.

El triunfo de la industria avícola en América Latina, evoluciona progresivamente. Son muchos los factores que influyen en este crecimiento, sin embargo es necesario reconocer los avances y apostar para que en el fututo sea mejor. El control de los costos, la gestión del negocio basada en información real y oportuna, la integración (física y de información) a lo largo de toda la cadena productiva, el control de las enfermedades, la adopción de nuevas tecnologías, entre otras, serán siempre los retos por superar del sector avícola.

Fuente:

www.elsitioavicola.com

http://www.fenavi.org

http://www.portalagropecuario.com.ar

http://www.boletin.avicolatina.com

http://www.avicolatina.com

http://abpa-br.com.br/

http://www.una.org.mx/

 

  1. Según se desprende de la Corporación de Avicultores del Ecuador (Conave) en la zona de Latinoamérica se produce alrededor de 15.000 millones de pollos al año, cifra muy impactante en el contexto mundial. En el marco del Congreso de Guayaquil, se desprende que la industria avícola representa en esta zona el 35% del PIB pecuario. La carne de pollo es una de las más saludables del mercado. Es un alimento con una alta densidad de nutrientes. En los últimos meses, varios países latinoamericanos han ofrecido informes con datos sobre el consumo de pollo entre su población y es cada vez más fuerte.
  2. Los líderes de los países productores de aves de corral de América Latina han establecido estrategias y una serie de iniciativas para combatir y prevenir la aparición de brotes de la influenza o gripe aviar en el continente. La iniciativa, que había propuesto la Proteína Animal Asociación Brasileña (ABPA), fue apoyada dentro de la Asociación Latinoamericana de Avicultura (ALA).
    Tras una serie de reuniones celebradas en Guayaquil (Ecuador), se definió la estrategia que incluye una serie de acciones como la creación de fondos y planes de contingencia en todos los estados de la UE, y el establecimiento de una serie de medidas de bioseguridad.

Tecnología de información aplicada a la Producción Avícola

Por Jhosymar Sifontes

Carlos Vásquez1En los últimos 10 años hemos podido observar un significativo crecimiento en la Industria Avícola en Sur América, desde avances tecnológicos que permiten optimizar el ambiente y la salubridad de las aves hasta una nueva tecnología de información que lidera los records en cuanto al conocimiento y organización de esta industria se refiere, permitiendo de esta manera manejar un mayor número de volúmenes de operaciones.

Es necesario comprender cómo funciona la industria y cuáles son sus procesos, para ello tuvimos la oportunidad de conversar con el Ing. Carlos Vásquez Experto de Industrias Agro de SofOS, quien nos explica que actualmente este sector atraviesa por un proceso de integración el cual engloba una serie de Ciclos y Componentes que podemos identificar dentro de lo que son la planta de alimentos balanceados (ABA), parte fundamental del desarrollo de la actividad avícola en específico, también el ciclo de reproducción el cual está conformado por granjas de cría y levante, por granjas reproductoras, por las áreas de incubación y luego viene un ciclo de producción el cual se compone de lo que son granjas de huevos para el consumo humano y granjas de engorde. Adicionalmente a este ciclo de la integración vertical de la industria avícola se le suma todo lo que es el ciclo del valor agregado, el cual cuenta con la planta de alimentos balanceados y las plantas de beneficios.

Todos y cada uno de estos ciclos que componen el negocio avícola están enmarcados dentro de una integración vertical y en algunos casos en el ciclo de producción, por ejemplo se puede observar que las granjas de engorde alimentan aguas abajo de la Cadena de Suministros a las industrias de Beneficio (Matadero), éstas a su vez permiten alimentar a las Plantas de Despresado y Embutidos, según sea el caso. Además dentro del Ciclo de Producción se pueden incorporar a pequeños productores dentro de la cadena productiva y en este caso se estaría hablando de los Granjero Integrados. Otro ejemplo de la Integración Vertical es el caso de las granjas de cría y levante de pollonas, las cuales van a alimentar, bien sea las Granjas de Reproductoras para la obtención de huevos fértiles o las Granjas de Ponedoras para la producción de huevos de consumo y dentro de todos estos componentes la Planta de Alimento Balanceado conforman un punto importante, puesto que va a permitir y garantizar a la Industria Avícola poder contar con alimento de calidad y cantidad según los requerimientos nutricionales del grupo de aves al cual tenga lugar, satisfaciendo las necesidades enmarcadas en las Tablas de crecimiento que éstas apliquen para los diferentes etapas de crecimiento, productivas y reproductivas.

LOGOS-SOLUCIONES

De acuerdo a la complejidad de estos procesos, los principales puntos de dolor para los empresarios son el control, calidad y gestión de los diferentes eslabones de la Cadena de Valor de la industria Avícola, lo cual permita tomar decisiones acertadas en tiempo real y hacer los ajustes pertinentes. Es por ello que SofOS en su afán de brindar soluciones a nuestros clientes, caracterizándonos por ser una organización de conocimientos, conoce la industria avícola y puede ofrecer soluciones construidas con la tecnología SAP® y establecer una relación comercial de manera personalizada que apoye el proceso de adquisición de esta tecnología y así poder disminuir errores y economizar el tiempo en cada uno de los procesos que abarca este sector.

Vásquez afirma que cualquier cliente puede obtener esta tecnología de información aun y cuando no se activen todos sus Componentes, pues se trata de una solución que se puede adaptar a las particularidades de cada empresa, asegurando que lo que SofOS Smart Agroindustria™ para la industria avícola está planteando es una solución versátil y flexible. Aunque una empresa no cubra todos los procesos de negocios que SofOS Smart Agroindustria™ para la industria avícola tiene dentro de la solución, ésta perfectamente puede utilizarla y aprovecharla para su negocio. Recalcó que hay unos aspectos mínimos recomendados que debe considerar el cliente al momento de activar la solución, tal es el caso de la gestión de los procesos de finanzas, costos, manejo de materiales, ventas, producción y calidad, para que de esta manera sea mayor el provecho que se obtiene de implantar la SofOS Smart Agroindustria para la industria avícola. El Ingeniero recomienda que una vez se hayan definido cuáles son las necesidades del cliente y sus soluciones, no descartar los módulos que aún no son estrictamente necesarios dentro del ecosistema de la solución para la Industria Avícola, esto con la finalidad de que con el crecimiento de la empresa, se puedan ir activando tales funcionalidades progresivamente. Por último el experto considera que la clave del éxito de la Industria Avícola está en ser más eficientes y apoyarse en las nuevas tecnologías de información que existen y en las herramientas que están a disposición, en particular a través de SofOS Smart Agroindustria™ para la industria avícola, que basada en el sistema de planificación de recursos empresariales (ERP) de SAP y toda su plataforma de negocios, va a permitir llegar al éxito de toda esta industria, es decir ser eficiente, rentable y productivo.

Despique de aves de postura

Por Jhosymar Sifontes

Aves de postura1El despique, o también conocido como el corte de los picos de los pollos, se da principalmente por tres razones importantes:

  • Evitar Canibalismo o el picoteo de pluma en las aves.
  • Evitar que las aves desperdicien alimentos y maximizar el consumo.
  • Evitar que las gallinas rompan el Huevo al momento de la postura.

El despique normalmente se realiza en aves para explotación comercial de huevos, siendo dos los despiques que se realizan en el ave antes de la primera postura:

  • El primero de 8 a 12 días. Durante ese tiempo hay una afluencia natural de vitamina K en el ave que evita la hemorragia.
  • El segundo de 10 a 12 semanas cuando ya son adultas. Tienen que tener una aplicación de vitamina K 48 hrs antes para evitar el sangrado. Es importante recalcar que no es bueno despicar aves cuando están próximas a su madures sexual porque esto le provoca un retraso en la postura. No deben despicarse aves en periodo post vacunación.

Se debe tener después del despique suficiente alimento en los comederos durante una semana posterior al despique, agua con vitamina K y una vitamina para aliviar el estrés de las aves.

El despique se realiza como un corte a mitad del pico, entre la punta y los orificios nasales. Se debe realizar de una manera óptima para evitar que el ave sufra y tenga un total cierre de su postura.

El tiempo adecuado para la cauterización debe ser entre 3 a 4 segundos, si se excede de ese tiempo el ave puede sufrir daños cerebrales y quedar inservible.

Según una entrevista realizada al Ing. Carlos Vásquez experto de Industrias Agro de SofOS, hoy en día hay estudios que indican que esta práctica no genera ningún tipo de dolor al ave, siempre y cuando se haga de manera correcta, caso contrario a cuando se hace una exposición bastante prolongada del ave en lo que es la cortadora que se utiliza para el despique, pudiendo ocasionar lesiones leves en el ave que le van dificultar posteriormente el proceso de alimentación. Vásquez asegura que es un proceso rápido, sencillo y muy necesario dentro de la Industria Avícola.

Mejorando la eficiencia en el sector avícola

Por Ma. Eugenia Cedeño

Gallinas blancasEn el negocio de producción primaria, como lo es industria avícola, la mejora de la eficiencia es clave, porque son negocios muy sensibles a los costos, independientemente del tamaño y de si procesa pollo o huevo.

Para ello, hay plataformas de software en español, que son operativas en el mercado latinoamericano, adaptadas a leyes y cuestiones fiscales, como lo es la tecnología de SAP. Esta tecnología es adaptable y configurable a las necesidades particulares de la  avicultura. “Nosotros tomamos SAP y lo configuramos, lo adaptamos, lo completamos para que funciones de la manera más adecuada para el sector avícola” dice Jorge López desde Valencia, Venezuela, Director de Mercadeo y Alianzas de SofOS, empresa que tiene operaciones en México y otros países latinoamericanos. De esta manera, se generan soluciones sobre la tecnología de SAP, orientadas al sector avícola, pero que además incluye herramientas de análisis y reportes.

Particularidades del sector avícola

En el sector avícola hay algo muy particular que no tienen otros sectores, que es el manejo de unidades de medidas múltiples pero con distintos valores al mismo tiempo, para un mismo producto. No siempre hay dos pollos que pesen lo mismo. Podría parecer algo trivial; en cualquier otro sistema que maneje unidades y pesos al mismo tiempo, la conversión entre ellas es una sola. Una caja de un producto manufacturado siempre va a pesar lo mismo, pero no un pollo, que es un producto vivo. Y además es durante todo el ciclo completo desde el huevo fértil, la producción hasta el procesamiento. “Nuestra solución maneja las unidades como deben manejarse en una solución avícola, y ese es el valor agregado, pero utilizando la plataforma SAP” añade el Ing. López.

Este tipo de soluciones, para el caso de una empresa completamente integrada, deben incluir áreas tales como cría, levante, abuelas, reproductoras, incubadoras y producción de pollo en engorde. Pero también puede funcionar para una empresa que no esté tan integrada, que produzca alimentos balanceados, que engorde pollos o que produzca huevos.

Para las empresas productoras de huevo, el sistema puede ayudar a gestionar desde las ponedoras hasta la producción de huevos de consumo. Si se produce huevo fértil, se integra la funcionalidad de gestión de huevo fértil para producir pollito, el manejo de la incubadora, entre otras cosas. En incubación se maneja la mortalidad, la viabilidad y otros datos que se ingresan al sistema, se automáticamente o con la intervención del usuario, según la realidad tecnológica de cada empresa.

En el caso particular del proceso de incubación y producción del pollo, se obtienen datos que las empresas suelen registrar para su control, aunque en la actualidad no se realiza de manera automática. No obstante, hay herramientas comúnmente utilizadas a nivel de granja o planta que se pueden integrar, y que automáticamente transfieren la información al sistema, como la de las básculas de entrada y salida de granjas o de plantas, los formuladores y dosificadores de las plantas de alimentos balanceados, entre otros.

“Sabemos que uno de los sitios donde hay pérdidas y que si no se controlan pueden ser importantes, justamente es en el transporte, de la granja a la planta, de una planta a otra o de la granja a la planta de procesamiento” comenta el Ing. López de SofOS. El control en las básculas es automático. “De hecho tenemos integrado el sistema en varios clientes y distintas marcas de romanas”, dice el Ing. López. El sistema se puede usar tanto para planificar como para el control del costo o el rendimiento del ave.

Automatización

Un problema recurrente en Latinoamérica es que hay granjas que no tienen acceso a internet, potenciado en cierta manera como consecuencia de que la ubicación ideal de las granjas avícolas es en sitios remotos y alejados de grandes poblaciones. Pero, para eso hay herramientas portátiles en las que el productor, el técnico o el veterinario carga los daros offline, para después subirlos al sistema. De esta manera, cada unidad de negocios, planta de alimentos, incubadora o granja llena su parte y después el sistema integra todo.

Pero ¿de qué manera el sistema ayuda a tomar decisiones cuando se integra todo?

En un sistema integrado en línea, la toma de decisiones es en cualquier momento. Va a depender, por supuesto, del nivel de integración. Si está integrada toda la cadena, se puede ver hacia atrás y planificar.

Por ejemplo, en una empresa productora de huevos, si se tiene presupuestado para el año una cantidad determinada de docenas de huevo, se puede ver hacia atrás la capacidad de las incubadoras, la cantidad de granjas y de ponedoras. Entonces, el plan de especificación cíclica determina si se necesita más o menos capacidad para responder a esa posible demanda y luego en qué momento se puede sacar.

La toma de decisiones no es fácil cuando hablamos de animales vivos. Se tienen que tomar las decisiones, porque no podemos detener la producción de una gallina ponedora. “No es lo mismo que parar una planta. Si lamentablemente cae la venta de un producto determinado, bajamos un turno o paramos una línea. En el caso de las ponedoras, tenemos que ver qué hacer”.

Esta es una de las principales herramientas en la planificación, pero el otro tema es el costo. Aquí lo importante es tomar la decisión antes, y no tiempo después cuando ya sucedieron las cosas. Es decir, se ve sobre la marcha, para saber si no nos estamos desviando de los indicadores de desperdicio, analizando cuánto hay de mortalidad o de merma en cierto proceso. Al momento de estar cargando la información, inmediatamente empieza a haber indicadores en línea que detectan algún problema para poder tomar medidas antes de que sea demasiado tarde. Es decir, se pueden tomar decisiones en “tiempo real”, aunque sujeto a ciertos procesos manuales según el nivel de integración y tecnológico de la empresa.

En el negocio avícola, es una gran ventaja poder tomar decisiones rápidas y precisas, que puedan hacer ganar o perder dinero rápido.

Medición de los beneficios

Después de implantar sistemas de este tipo, el productor avícola puede identificar problemas desde el principio, que redunde en beneficios. Por ejemplo, uno de los primeros ajustes es en inventarios, que afectan fuertemente las pérdidas.

Pollitos

Una vez hechos los ajustes, hay mejoras significativas en el control de mermas y pérdidas, problema que afecta enormemente a los negocios avícolas, a pesar de los controles de vehículos o el control satelital. “Si te sacan uno o dos pollitos de cada camión, es muy difícil seguirlos si no tienes algo integral”, señala el Ing. López.

En el caso del alimento, que constituye alrededor del 80 por ciento del costo del pollo, con un sistema de monitoreo podemos ver si se produjeron 100 kg de alimento, a la granja llegan 98 kg y se reporta un consumo de 90 kg. Es ahí entonces donde se investiga y se toman medidas.

Los beneficios que hay con estos sistemas son:

  • Control de procesos, costos y precios reales por producto; incluye merma y desperdicio de cada etapa.
  • Organización y estandarización de procesos, roles, mecanismos de seguridad y auditoría.
  • Gestión en línea de inventarios e integración completa de básculas.
  • Visualización en tiempo real de la información proveniente de todas las áreas de la empresa.
  • Simplificación de operaciones al eliminar errores, procesos redundantes y recursos innecesarios.
  • Integración de principio a fin de las distintas áreas del negocio, como de la empresa con sus aliados, proveedores y distribuidores.
  • Optimización del proceso de toma de decisiones.

Integración con otros programas

La integración de una solución de este tipo se puede dar con la información de los programas de dosificación o formulación. Pero, también se puede integrar con logística para la distribución de alimento, camiones, granjas u otro tipo de cosas.

He aquí el valor de estos sistemas. Hay una integración con toda la parte administrativa y de control de costos, pero existe la posibilidad de integrarlo directamente con todo el proceso logístico, desde las compras, hasta la producción y distribución.

Hay soluciones que se conocen como soluciones de nicho, específicas para la producción y control de la granja. A algunas empresas les falta integrar estas soluciones con la logística de transporte, para luego integrarlo a costos, punto donde flaquea el modelo. De no hacerse así, el análisis y la toma de decisiones no es en “tiempo real”. Además, como hay transcripción de datos manual, se producen errores.

Lo mismo es con la distribución: hay sistemas muy avanzados de distribución; que incluso hacen rutas eficientes para la distribución al consumidor final, ya sean embutidos, productos con valor agregado o pollo fresco, a los puntos de venta, para la recolección en las granjas o para llevar alimento a las mismas.

Las empresas por lo tanto no necesitan renunciar a estos sistemas especializados si éstos les dan los resultados  esperados en áreas específicas del proceso productivo, sino que pueden complementarlos e integrarlos así gestionar el negocio como un todo, y no como la suma de compartimientos aislados.

¿Quién usa estas herramientas?

Hay diversas empresas avícolas que utilizan estas soluciones para la toma de decisiones. Por ejemplo, en países “como México o Venezuela, hay varias empresas avícolas que se encuentran en el top 10 que las utilizan. Pero también las hay en Centroamérica”, señala en entrevista Jorge López de SofOS.

Muchas empresas avícolas tienen SAP, pero por lo general sucede que lo tienen para la parte financiera o administrativa. Hay que integrar la solución a la producción, para aprovecharla.

La integración incluso llega hasta los productos cárnicos o embutidos, es decir, desde la granja hasta la planta de procesamiento ulterior para la elaboración de productos con valor agregado. Otro de los aspectos interesantes es que para aquellas empresas avícolas que van más allá en el proceso de integración y tienen cadena de restaurantes de comida rápida, es posible integrar incluso esta parte a la misma plataforma.

Conclusión

Hay que empezar a ingresar esta tecnología en el sector avícola en particular y en la agroindustria en general. Hasta ahora, sólo lo han hecho las grandes empresas, e incluso, a veces sólo a nivel administrativo.

La penetración de esta tecnología es sólo a nivel de las soluciones de nicho, sin estar integradas por completo. Al ver la volatilidad en el mercado, tiene sentido usar esta tecnología e información para gestionar la avicultura.

Como productores avícolas, se presta atención a las compras de materias primas, a la venta de productos terminados, al control de las enfermedades o a la automatización de procesos. Pero, ¿qué vamos a hacer con todas esas mejoras para empezar a medirlas?

Tenemos que crear las bases para el crecimiento, la integración y la aceleración del negocio en toda la cadena de valor de la industria avícola.

[Fragmento del artículo “Informática para la gestión de la industria avícola” publicado en la revista “Industria Avícola” en la edición de enero 2015, página 6.]

Fuente:

http://www.industriaavicola-digital.com/201501/Default/4/0#&pageSet=4

Agro en Colombia: lo que pasó en 2014 y perspectivas del 2015

Por Ma. Eugenia Cedeño

Cafe sin cosecharEste año no se espera un cambio en la estructura de la producción agropecuaria, pues el café seguirá jalonando el sector. La devaluación favorece el desarrollo del campo, y así lo pedía el sector, pero hay que reconocer que el consumidor tendrá un alza en el precio de los alimentos.

El inicio de un nuevo año es propicio para reflexionar, sobre que pasó con el sector agropecuario el año anterior y pensar que puede suceder en el inmediato futuro.

Durante el 2014 la agricultura colombiana tuvo un comportamiento que no permite considerarla como una “locomotora” que decididamente haya contribuido al desarrollo nacional, pues su crecimiento durante el año ha sido inferior al de la economía (primer trimestre: 6,4% total vs. 6,1% del sector; segundo trimestre: 4,3% vs. 1,6%; tercer trimestre: 4,2% vs. 3,4%).

Entre enero y septiembre de 2014 la economía en general creció 5% mientras el sector agropecuario en su conjunto lo hizo en 3,6%. Es importante resaltar que ese relativo buen comportamiento agrícola está sustentado por 10,5% crecimiento en la producción de café, mientras otros cultivos crecieron 3,6%.

En este mismo período la producción de cereales disminuyó 5,1% y se resalta la consolidación de los cultivos permanentes: en el primer trimestre crecieron 7,7%, en el segundo 5,4% mientras que en el tercer trimestre 2,8%.

En el último trimestre del 2014 se presentó una pronunciada devaluación del peso lo que definitivamente pone a pensar sobre las perspectivas de la agricultura colombiana en 2015.

Los productos exportables como café, banano, flores, aceite de palma, entre otros, se verán beneficiados por cuanto obtendrán mayores ingresos y por supuesto mejorarán su rentabilidad y competitividad.

Para el caso de azúcar el alza del dólar permitirá afrontar, en una mejor posición, el descenso de las cotizaciones en el mercado internacional.

La devaluación del peso pone en una posición importante al cultivo de algodón. Por una parte, la subida del dólar disminuye significativamente el dinero con destino a cubrir el precio mínimo de garantía. Por otra parte, hay un mercado regional (Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia) de cerca de 350 mil toneladas que Colombia podría abastecer con buen precio y con calidad de fibra superior a la americana. El gobierno debe promover este desarrollo.

En términos generales los cultivos importables se deben ver beneficiados por el mayor costo de las importaciones lo que podría conllevar a una sustitución de importaciones por producción nacional.

Entre los importable es importante resaltar el caso del maíz. Por una parte, participa con cerca del 58% de las importaciones de cereales. Por una parte, su precio externo ha venido mostrando cotizaciones a la baja, lo que podría truncar un proceso de sustitución de importación por producción nacional. Además, se conoce que las empresas están ya buscando contratos de proveeduría con producción local.

Para el caso del arroz, a pesar del alza del dólar y la situación internacional aparentemente poco favorable, se presenta una coyuntura que hace prever una reactivación. Durante varios años, los rendimientos del arroz han disminuido, lo que sumado a la reducción de áreas ha llevado a un bajo nivel de existencias, a pesar de las importaciones legales y el contrabando. Esto hace pensar que la demanda y el precio tomarán tendencias ascendentes.

Y para hacer más critica la situación de oferta, Ecuador que ha sido un oferente de arroz legal e ilegal para Colombia y que ha planeado sus siembras para este mercado, se encuentra en una situación de crisis productiva que ha llevado a ese gobierno a pensar en importar arroz.

Por el lado de Venezuela, la situación política extiende un manto de incertidumbre sobre lo que pueda suceder en el sector arrocero que tradicionalmente ha enviado parte de la cosecha a Colombia, en forma ilegal primordialmente.

Por la alta utilización de insumos importados, los cultivos como papa y hortalizas podrían verse afectados con el alza de dólar, pero por otra parte podrán competir con posibles importaciones.

Durante parte de 2015 la ganadería colombiana continuará en la fase de retención de hembras, lo que llevará a un crecimiento del hato detectable hacia finales del año. Sin embargo, cuando termine la fase de retención, posiblemente en el segundo semestre, la mayor oferta podría incidir en los precios. Como situación para considerar, la producción ganadera seguirá contando con dos amenazas que perjudican su desarrollo: el contrabando y la inseguridad,

Durante el 2014, internacionalmente se presentaron altas cotizaciones en los productos lácteos que descendieron hacia finales del año lo que facilitaría las importaciones en 2015. Sin embargo, la devaluación del peso colombiano debe servir como escudo protector a las importaciones, lo que se debe reflejar en un incremento en el precio y eventualmente en la producción nacional.

La avicultura y la porcicultura, cuyas materias primas son importadas, obviamente tendrán un reajuste en costos de producción que se reflejarán en los precios al consumidor. Según Fenavi con dólar a $2.400 los costos de producción se incrementaran en 21%.

Finalmente, para el 2015 no se espera un cambio en la estructura de la producción agropecuaria, pues el café seguirá jalonando el sector. Por otra parte, las devaluaciones generalmente han favorecido el desarrollo agropecuario y de tiempo atrás era un clamor de los productores del campo, pero hay que reconocer que el consumidor tendrá un alza en el precio de los alimentos.

Fuente:

http://www.portafolio.co/economia/agricultura-2014-perspectivas-del-2015

20 años de la industria avícola mexicana

Photographer NOTES!!! more the better!Por Ma. Eugenia Cedeño

A 20 años de haber entrado en vigor, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ha propiciado que la industria avícola mexicana observe un mayor dinamismo y productividad, por ende su ritmo de mantienen un crecimiento constante.

Tras realizar un análisis sobre el comportamiento de la avicultura mexicana en el marco del TLCAN, Jorge García de la Cadena Romero, presidente de la Unión Nacional de Avicultores, informó que la industria se ha consolidado como una de las actividades agroalimentarias más importantes de México, pese a las asimetrías existentes entre las aviculturas de México y Estados Unidos de Norteamérica (la avicultura canadiense no fue incluida en el TLCAN).

A lo largo de 20 años, la avicultura productora de huevo, registra un crecimiento en su producción de 63% y de 25% en el consumo per cápita; mientras que en pollo, la producción alcanza 114% y su consumo per cápita, sin importaciones es de 63%, en el mismo lapso.

El TLCAN permitió a los avicultores tener acceso a diversos insumos exentos de aranceles como maquinaria y equipo, fundamentales para la modernización de las plantas de sacrificio de aves, plantas de proceso de huevo, casetas, plantas de alimento balanceado, así como instalaciones de empaque.

«Además tuvimos acceso al sorgo y a los cupos de importación de: maíz amarillo, huevo fértil y pollito recién nacido», añadió el presidente de los avicultores en México.

«Si bien es cierto que el TLCAN, ha generado un crecimiento para la avicultura, dicha situación se debe básicamente al fortalecimiento del mercado interno, en donde la avicultura ofrece 6 de cada 10 kilos de proteína animal (huevo y pollo) en el mercado mexicano», indicó.

Riesgos de la avicultura mexicana

No obstante lo anterior, a 20 años de distancia de haber iniciado el TLCAN, la avicultura mexicana, sobre todo en el pollo, empieza a observar su vulnerabilidad anunciada antes de que se firmara el tratado comercial, sobre todo por la diferencia estructural que presentan los mercados de pollo en México y Estados Unidos: «las importaciones de pollo de Estados Unidos a México representaron para el 2013: 13.4%», señaló García de la Cadena.

Salvaguarda Avícola

En este sentido, recordó, que en 2003, cuando la desgravación arancelaria establecida en el TLCAN llegaría a su fin, la Unión Nacional de Avicultores propuso a los avicultores de Estados Unidos, poner en marcha una Salvaguarda Avícola, que permitiera a los avicultores mexicanos productores de pollo, realizar los ajustes necesarios y así poder entrar de lleno al libre comercio. Esta propuesta se concretó en el organismo bilateral creado por ambas industrias llamado Nafta Egg and Poultry Partnership (NEPP), el cual sigue operando hasta la fecha.

Dentro de la Salvaguarda Avícola, la avicultura asumió el compromiso con el Gobierno Federal, de implementar un Plan de Ajuste, consistente en realizar inversiones por alrededor de 120 millones de dólares anuales durante la vigencia de la salvaguarda. Dicha inversión se destinó a procesos de modernización: plantas de procesamiento y sistemas de comercialización.

Concentración de la industria

La industria avícola no ha sido ajena a las tendencias mundiales como son el desarrollo de productos nuevos con la industrialización y elaboración de productos de valor agregado, así como la concentración de la producción.

De 1996 a 2012 el número de empresas avícolas se redujo de 420 empresas a 325, esto es 95 empresas se fusionaron para poder mantenerse en el mercado; 50 empresas de pollo y 50 de huevo.

¿Qué ha faltado para aprovechar del TLCAN?

El gran pendiente del TLCAN para la industria avícola mexicana es el acceso al mercado de EUA. A 20 años de distancia, las exportaciones de productos avícolas al mercado estadounidense han sido nulas. «Como sector no hemos podido avanzar en este tema, en virtud de que los trámites han sido sumamente complicados de superar», comentó el líder de los avicultores, no obstante ello, estamos trabajando para conseguirlo, concluyó.

Fuente:

http://www.wattagnet.com/167268.html