Entradas

¿Cómo ha sido el consumo de carne en Colombia?

La Federación Colombiana de Ganaderos (FEDEGAN) se ha propuesto ubicar a Colombia entre los 10 productores y 5 exportadores de carne a nivel mundial en el 2032. Para finales de 2017 el sector agropecuario representó el 7,1% del PIB de Colombia. Contrastando esto, en los últimos cinco años el consumo de proteínas en el país sudamericano ha tenido un crecimiento constante, debido a una diversificación en la oferta alimentaria, dicen los gremios. Así, en 2017, cada colombiano consumió 67,4 kilos de carne, superando a los 53 kilos que consumió en 2012.

Carlos Maya, presidente de PorkColombia, destaca que el consumo de carne de cerdo tuvo un repunte importante en los últimos años, gracias a su inclusión en la dieta diaria de los colombianos, dejando de asociar su consumo exclusivamente a las festividades especiales.

De hecho, el cerdo ya representa la mitad del consumo de carne de res, que en 2017 fue de 18,1 kilos por cada habitante, con un decrecimiento desde 2012, cuando el consumo era de 20,76 kilos, el más alto en los últimos 10 años. A pesar de esta tendencia, Jorge Eliécer Camargo, director de la Escuela de Ganadería Canaima, destacó que el sector ha compensado este comportamiento con exportaciones.

En la siguiente infografía compartimos las cifras del consumo de carne en Colombia en los últimos cinco años:

Consumo-de-carne-en-Colombia-creció

Las oportunidades para el sector cárnico de Colombia son infinitas, siempre que cuenten con la plataforma tecnológica que les permita monitorear en tiempo real lo que sucede en el mercado y adaptar la producción a los cambios requeridos. Con el uso de la Agromática es posible optimizar el proceso productivo y conseguir los objetivos planteados para la industria agropecuaria en tiempo récord.

Por Ma. Eugenia Cedeño

Fuente:

Porcicultura y FEDEGAN

Argentina y su récord de producción porcina de 2017

Argentina y su récord de producción porcina de 2017

El Ministerio de Agroindustria de Argentina celebró que la producción porcina marcó un nuevo récord: en 2017 se faenaron más de 6 millones de cabezas.

La producción el año pasado fue de 566.084 toneladas, una cifra 8,4% superior a la registrada en 2016, al tiempo que el consumo interno sigue consolidándose con 14 kilos por habitante por año, lo que implica un crecimiento interanual del 9%.

En los últimos cinco años la faena pasó de las 3.818 millones de cabezas a 6.422 millones (+68%), mientras que la producción de cerdo aumentó un 70% y el consumo interno un 64%.

Otro dato importante que explica el buen momento del sector es que el aumento del precio pagado al productor se movió casi en línea con la inflación dado que el valor promedio por el capón en pie en 2017 registró un aumento del 22,65%.

El Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) muestra que en enero el precio que recibió el productor porcino fue de $ 27,2 por kilo, mientras que el valor en los comercios fue de $ 131,9 por kilo. La participación del productor en la cadena de valor es del 20,7%.

En cuanto a las exportaciones, el año pasado en la Argentina se declararon envíos al exterior por un total de 1.906 toneladas, de las cuales un 93% (casi la totalidad) se destinaron a Rusia a un precio promedio de US $ 2.200 por tonelada.

En este sentido, Argentina tiene un problema: el principal vendedor de carne porcina de Rusia es Brasil que destina alrededor del 20% de su oferta al mercado externo. En 2017 exportó 295.187 toneladas (246.273 toneladas se destinaron a Rusia).

«El aumento de las exportaciones da cuenta del crecimiento del sector. Avanzamos con países de Latinoamérica y Singapur en corto plazo a la vez que apuntamos a la apertura de China como un mercado estratégico», dijo el ministro Luis Miguel Etchevehere.

Tales oportunidades en el sector deben aprovecharse optimizando la estructura de costos con el apoyo de la tecnología adecuada. Nuestra SofOS Smart AgroindustriaTM para empresas porcinas permite un control detallado de procesos, costos y precios reales por producto, incluyendo manejo de merma y desperdicio para cada etapa del negocio.

Por Econ. Ma Eugenia Cedeño

Fuente:

El Sitio Porcino

manejo de cerdas jóvenes

Conozca cómo estimular cerdas primerizas

estimular cerdas

estimular cerdas

El manejo y control de granjas porcinas es un reto para los productores de este sector, sobre todo cuando se trata de manejos de lotes de cerdas de levante, ya que esta juega un papel fundamental dentro de las granjas.

De acuerdo a los especialistas en producción animal, específicamente los porcinos, cuando existe un grupo de cerdas jóvenes, se necesita crear un cambio en cuanto a estímulos se refiere, que provoquen el inicio de un nuevo ciclo que permita sincronizar mejor los grupos de cerdas jóvenes.

La recomendación es realizar los estímulos al mismo tiempo y no de manera dispersa para evitar el trastorno del ciclo y poder provocar el celo.

Los estímulos que normalmente usan para este tipo de procedimientos son el aislamiento de cerdas jóvenes durante el período de aclimatación, seguido de una intensa exposición a signos, sonidos, olores y contacto físicos con los verracos, de manera tal que  el estrés y los empujones que ocurren mientras el nuevo grupo establece su orden jerárquico actuarán como un estímulo.

Procedimientos implicados en estímulos

Otro de los procedimientos recomendados por los expertos son el exponer a las cerdas jóvenes a:

1-La introducción de cerdas jóvenes a través de escenarios de granja o unidad de reproducción para obtener animales de reemplazo, o después está la introducción en el rebaño de los reproductores con la exposición a los verracos.

2-La introducción de cerdas jóvenes tanto en la unidad como en el rebaño deben ser planeadas previamente, en el rebaño la mejor forma de llevarlo a cabo es seleccionando un pequeño grupo cada una o dos semanas de los animales enviados, después de haber sido aclimatados.

Estos grupos se introducen en el rebaño y pasan a formar parte del lote de cerdas jóvenes que deben ser expuestas al verraco. Si no se ponen en celo o no son apareadas después de un período determinado de tiempo, serán desechadas.

3- Otra de las formas se basa en el cálculo de necesidades, es decir tener 35 cerdas jóvenes disponibles en el lote por cada cerda requerida por día para apareamiento.

Ejemplo: si necesitamos aparear 4 cerdas por semana entonces necesitamos un lote de cerdas de 4/7 x 35 =20 cerdas jóvenes en el lote para estar seguros de que 4 se pongan en celo.

4-No mantener una cerda joven en el lote más de 4-6 semanas. Si las cerdas están sometidas a un correcto programa de estimulación para la introducción en el rebaño, el patrón de cerdas en celo y dispuestas a aceptar al verraco va a ser similar al siguiente ejemplo

  • semana: 40-60 por 100 del grupo
  • Semana: 20-30 por 100 del grupo
  • Semana: 20-30 por 100 del grupo
  • Semana: 0-10 por 100 del grupo
  • Por encima de la 4 semana, se desechará el 0-10 por 100 del grupo.

Por Betzari Peláez C.

Fuente:

http://www.elsitioporcino.com/articles/2792/camo-estimular-una-cerda-primeriza/