Entradas

Cultivos en Venezuela

Venezuela, un país con millones de hectáreas agrícolas cultivables

 

Cultivos en Venezuela

Cultivos en Venezuela

Por Betzari Peláez C. 

Pocos países en el mundo tienen la bondad o privilegio de contar con condiciones climáticas y de terrenos que permitan el desarrollo de una actividad agrícola óptima. En Venezuela por su parte, por ser un país de clima tropical, no solo se dan estos escenarios sino que además se le agregan las más de 50 millones de hectáreas cultivables en toda la geografía de esta nación.

Según el ejemplar “Geo Venezuela” (2007), de la Fundación de Empresas Polar,  de los 91 millones de hectáreas que posee el país, la mitad son aptas para las actividades agrícolas.

De acuerdo a los investigadores de esta organización, los datos recogidos  durante el estudio, revelaron que el 14,5% de las tierras del país son aptas para la agricultura vegetal, con 7,8 millones de hectáreas, de las cuales, la superficie disponible para el sistema agrícola cultivos anuales mecanizados (maíz, algodón, soya, arroz, sorgo y frijol) es de 3,8 millones de hectáreas, ubicadas en su mayor extensión  los estados Guárico, Anzoátegui y Portuguesa.

Sin embargo, también revelaron en su estudio que la vocación general de estas tierras es la actividad pecuaria más que la agrícola,  pese a esto los cultivos que se dan en las hectáreas cultivables forman parte importante de la actividad económica de esta nación.

Cultivos frecuentes

Cultivos frecuentes

Cultivos frecuentes

Venezuela posee una cantidad considerable de cultivos de diferentes productos, algunos de ellos con calidad de exportación. En el territorio venezolano existe una superficie plantada de más de 11 mil hectáreas de lechosa por ejemplo, el plátano (considerado un frutal)  también posee una alta demanda en su producción, le sigue la piña, el cambur, la naranja y la patilla.

Además en los estados de la región andina (Mérida, Táchira y Trujillo) se dedica principalmente al cultivo de tubérculos y legumbres (papas, ajo, cebollín, repollo, zanahoria, entre otros), y también es conocida por su actividad cafetalera.

El cacao es un fruto que se cultiva en los estados Miranda y Sucre principalmente, mientras que la caña de azúcar se da mayormente en Lara, Portuguesa, Yaracuy, Aragua.

La mayoría de estos cultivos, requieren en cualquiera de los casos un control en su manejo y producción, con la finalidad de garantizar un mejor rendimiento y aprovechamiento de los suelos  a través  de la precisión de riego, fertilizantes o agroquímicos, necesarios para lograr mejores cultivos para el consumo, lo que también genera a su vez una mayor rentabilidad.

Desde SofOS, entendemos y comprendemos cuales son los retos de esta industria, por lo que hemos diseñado la SofOS Smart Agroindustria para Cultivos y plantaciones, que permite al productor agrícola tener el mayor control posible sobre sus procesos agrícolas, de tal manera de facilitar la precisión que requiere en dicho manejo.

Te invitamos a conocer más acerca de nuestras soluciones SofOS Smart Agroindustria para Cultivos y plantaciones en:

Fuente:

http://www.vidaagro.com.ve/venezuela-posee-mas-de-50-millones-de-hectareas-con-potencial-agricola/

Estructura Vertical de los Cultivos de Ciclo Corto

Arar la tierraLcda. Jhosymar Sifontes

Usualmente acostumbramos a comprar frutas, hortalizas, aceites, cereales, raíces y tubérculos en los supermercados para nuestro consumo humano. Pero muchas veces desconocemos el proceso realizado para poder llevar este producto a nuestra mesa. Incluso no sabemos que dependiendo del proceso industrial que se aplique, puede variar el resultado y el destino que tendrán estos cultivos.

Es necesario conocer qué son los cultivos de Ciclo Corto y cómo está compuesta su estructura Vertical. En una entrevista realizada al Ing. Alejandro Anzola, experto en industrias agro de SofOS, pudimos conocer que los Cultivos de Ciclo Corto son todos aquellos cultivos cuyo ciclo de vida, es decir desde el momento que nacen hasta el momento que finiquitan su ciclo productivo, transcurren en menos de 365 días. Con la particularidad de que una vez obtenido el fruto existe la necesidad de volverlos a sembrar.

Dentro de los cultivos de ciclo corto hay diferentes tipos de agrupación, en función de lo que se desea obtener. No es prudente encasillar a un cultivo en un solo tipo de destino. Dentro del grupo de Cultivos de Ciclo Corto, podemos encontrar los cereales, que son básicamente fuente de energía. Las oleaginosas, productoras de aceite. Las hortalizas, que son cultivos propensos a altos niveles de inversión en su producción y de alto control por su naturaleza de ser altos acumuladores de agua, muy propensos al deterioro. Están las raíces y tubérculos, que son aquellos que se producen debajo de la tierra (Zanahoria, ocumo, papa, ñame) que tienen otras prácticas pero que al final vienen siendo englobados con el Cultivo de Ciclo Corto. Es decir, pudieran identificarse cuatro grupo: cereales, oleaginosas, hortalizas, y raíces y tubérculos.

Cereales1Ya sabemos cuáles son los Cultivos de Ciclo Corto y en cuáles grupos se clasifican. Ahora bien, conozcamos cómo empieza y cómo culmina este ciclo de producción vegetal. Anzola asegura que primero debemos tomar en cuenta el tratamiento con proveedores y toda la logística de suministros, parte fundamental debido a que este tipo de actividades son de alto riesgo y la incertidumbre es alta de forma permanente durante todo el año. Una manera de minimizar el riesgo es teniendo fuertes relaciones con los proveedores de insumos para la producción, de modo que en oportunidad y en cantidad puedan empacar lo que requieren para establecer sin problemas el surtido.

Luego está el otro eslabón que es propiamente la actividad primaria, la cual consiste en la generación del alimento, del grano o del producto que se esté cultivando. Esta etapa comprende varias áreas.

Una es la adecuación del campo, también conocido como la preparación de tierra, que se orienta a la labranza de hacer que el suelo que está muy grueso esté en condiciones óptimas de recibir la siembra. Hay ciertos cuidados que se deben tomar en cuenta, como por ejemplo, evitar que los terrones aplasten a las plantas cuando están naciendo, supervisar que la cantidad de agua utilizada sea la indicada por vía del riego o de la lluvia, hacer un estudio que evalúe la deforestación porque no toda área agrícola naturalmente esta despoblada y siempre se encuentran árboles o vegetación natural que hay que remover. Todo este entorno de trabajo en el suelo para poder pensar en sembrar es un eslabón importante en la producción de estos cultivos.

Una vez que el suelo está listo, se tiene que proteger el establecimiento de cultivo. En el establecimiento de Cultivos de Ciclo Corto hay tres vertientes importantes. Una vertiente son los cultivos protegidos, que son aquellos cultivos de invernaderos que a veces llaman hidropónicos, que se caracterizan por tener ambientes controlados, donde prácticamente se aísla a la población vegetal de su entorno, bien sea por temperatura, por radiación, por plagas o por vientos para que no se vean afectados por esos elementos.

La otra vertiente son los cultivos no protegidos, son aquellos cultivos que están a plena exposición solar,  donde el manejo que le da el ser humano a esa actividad agrícola, es la que influye determinantemente en el éxito o en el resultado esperado. Otro punto interesante de esta actividad, indistintamente se tenga un cultivo protegido o a pleno ambiente, es la necesidad de que si se va hacer una  siembra directa se tenga una etapa transitoria que son las plántulas.

supermarkets-new-culinaryPosterior a todos estos procesos, es decir, luego de pasar por el tratamiento con proveedores y suministros, bien sea como compras-ventas simples o como alianzas estratégicas, después de la actividad primaria, de la adecuación del campo, del establecimiento del cultivo, y por último la razón de ser de todo esto que es la cosecha y recolección, pasamos al proceso de Post- Cosecha el cual consiste básicamente en la clasificación del producto (por tamaño, por color, por características, por calidad, por deterioro). Este proceso puede incluir la limpieza, que no es más que quitar la tierra y piedras que permitan dar una mejor impresión del cultivo, y la parafinación que va a evitar que el cultivo se deshidrate y pueda aguantar más tiempo en la cadena de transporte, sobre todo cuando son elementos de exportación. Dependiendo del caso adicionalmente se pueden hacer tratamientos químicos, cuando el producto que se está cosechando está destinado a ser semilla y no alimento de consumo humano.

Todo este tratamiento de Post- Cosecha va a depender de cual sea el pedido y acuerdo que haya tenido previamente el cliente con el agricultor, por lo que  no es común que un agricultor decida sembrar una cosecha sin tener claro desde un principio quien será el comprador, en qué tiempo del año lo va hacer o qué destino tendrá el producto final. Es por ello que así como los proveedores y suministros son el primer eslabón de esta estructura vertical, el último seria el cliente, que a diferencia de otras industrias está involucrado en todo el proceso desde el inicio de la actividad.

 

 

Fuente:

Entrevista con el Ing. Alejandro Anzola, Especialista de Industrias Agro de SofOS