Entradas

4 áreas que los agronegocios deben atender para crecer pese al COVID-19

Para que las empresas del sector agroalimentario mantengan sus operaciones y crezcan aún en plena crisis por el COVID-19, Alejandro Anzola, gerente de Agribusiness de SofOS México, recomienda que centren su atención en la planificación, predictibilidad, rentabilidad y escalabilidad; cuatro áreas estratégicas del negocio que, con el apoyo de tecnologías digitales, pueden ser gestionadas con mayor efectividad.

 

Señala el especialista que gracias a la relación que SofOS mantienen con sus clientes y a la información que recibe por ser miembros del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), han identificado que el sector enfrenta retos como producir mientras cuidan la salud de sus trabajadores y la inocuidad de sus productos, mantienen el flujo de sus cadenas de valor, suministro y distribución, están atentos a los consumidores y descifrar qué sigue en medio de la incertidumbre que estamos viviendo.

 

«Esto retos podemos manejarlos desde las referidas cuatro áreas estratégicas con el apoyo de la inteligencia artificial, core digital o ERP, computación en la nube, Internet de las Cosas y la movilidad”, señaló Anzola.

 

Planificar para garantizar el mercado y la participación. La planificación es clave para el éxito de cualquier negocio, en especial para las actividades primarias que están fundamentadas en la industrialización de procesos biológicos que requieren de recursos, actividades y tiempos específicos. Para conocer más puedes ver el webinar Cómo garantiza tu mercado y participación con una correcta planificación en tiempos del COVID-19.

Accede a la grabación.

 

Predictibilidad para tomar decisiones en medio de la incertidumbre. Las actividades productivas del sector agroalimentario en todos sus niveles están altamente determinadas por la capacidad que hemos alcanzado para, con base en los datos obtenidos, predecir lo que puede pasar para tomar decisiones más acertadas y en tiempo real.  Para saber cómo puedes lograrlo, ve el webinar Toma decisiones acertadas para el beneficio de tu agronegocio en plena incertidumbre por el COVID-19.

Accede a la grabación.

 

Rentabilidad y escalabilidad, para disminuir los efectos negativos en los beneficios económicos y el crecimiento del agronegocio. Es urgente que en contextos de incertidumbre económica los agronegocios puedan contar con análisis de rentabilidad que den claridad sobre qué tan eficiente es su actividad, y dónde están las oportunidades de mejoras en su estructura de costos, para ofrecer el producto o servicio que el mercado pide y a la empresa le conviene. Detalles sobre este tema son explicados en el webinar Disminuye los efectos negativos en la rentabilidad y el crecimiento de tu agronegocio en plena crisis económica por el COVID-19.

 

Accede a la grabación.

 

El sector agroalimentario es una actividad esencial que no puede detenerse en plena pandemia porque produce los alimentos de la población y es muy importante para la economía de muchos países de América Latina. Anzola subraya que las acciones que recomienda son fundamentales para que más que sobrevivir, los agronegocios salgan fortalecidos.

 

Por tal razón, SofOS los invita a establecer contacto  para apoyarlos en este proceso. “Estamos abiertos a agendar sesiones remotas personalizadas para revisar cómo con la ayuda de las tecnologías digitales, un agronegocio puede contar con la agilidad necesaria para operar y crecer en este mundo impactado por el COVID-19”, informó Anzola.

 

Por: María Eugenia Campo

Día Nacional de la Ganadería en México. ¿Qué pueden hacer las tecnologías digitales por la industria?

Hoy 6 de marzo es un día para recordar el importante aporte de la ganadería mexicana a la economía del país; porque según datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), la actividad de criar ganado para su explotación y comercio es el 1.1% del PIB agroalimentario.  

México ocupa el sexto lugar en el ranking mundial de países productores de carne de res, cuenta con 109.8 millones de hectáreas y 841 mil personas que se dedican a la ganadería. Además, 34.8 millones de bovinos son parte de su población animal.  

Las ventas de carne de res mexicana en el mercado exterior crecieron 12% en el 2019, con un valor de más de 2 mil 300 millones de dólares, y escalaron de la sexta a la tercera posición entre los principales productos agroalimentarios exportados, según datos de Grupo Consultor de Mercados Agrícolas.   

Sin embargo, los ganaderos de México como los del resto del mundo deben enfrentar al menos cuatro importantes retos, como los estragos del cambio climático que afectan su producción con sequías e inundaciones; la necesidad de producir más con menor impacto ambiental; satisfacer los nuevos hábitos de consumo de la población, que percibe a la carne de res como perjudicial para la salud; y resolver la escasa mano de obra disponible para trabajar en esta actividad. 

Además, los ganaderos mexicanos tienen otros problemas como la inseguridad; el contrabando de ganado por la frontera sur que pone en riesgo el estatus sanitario que la industria ha alcanzado; y la posición de desventaja en la que se encuentran en el mercado internacional de alimentos, donde compiten con ganaderos con importantes subsidios. 

Agromática para la ganadería mexicana 

Alejandro Anzola, gerente de Agronegocios de SofOS México, un partner de SAP especialista en la transformación digital del sector agroalimentario, señala que en el mundo está en construcción un nuevo sistema alimentario en el que las tecnologías digitales son parte de la solución muchos de los problemas del sector para producir de manera más sustentable, resiliente, transparente y rentable. 

Explica que la Agromática es aplicar tecnologías digitales como Inteligencia Artificial, ERP, Computación en la Nube, Internet de las Cosas, Big Data y Movilidad a las actividades agrícola, pecuaria o agroindustrial, por ejemplo, implementando sistemas de alerta temprana que ayuden a controlar los agronegocios y convertirlos en ecosistemas agroindustriales inteligentes al transformar sus modelos de producción de reactivo a proactivo para tomar decisiones correctas y oportunas.  

“El mundo necesita que los agronegocios incorporen tecnologías para innovar en los productos que ofrecen y mejorar procesos de producción. Además, como ya lo ha señalado el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), las TIC provocarán que una nueva generación de ganaderos y agricultores llegue o se quede en las zonas rurales. Esto ayudará a solventar la falta de recursos humanos que está afectando al sector, y facilitará la transición generacional en estas empresas, que en su mayoría son familiares”.

 

Por: María Eugenia Campo