Entradas

Grupo Ceuta resuelve con un core digital sus crecientes necesidades de TI

Cuando una organización empieza a crecer aumentan las necesidades en materia de tecnologías o sistemas, y en este proceso, algunas áreas del negocio demandan más atención y recursos que otras, lo que representa un reto para los responsables de TI. Esto también ocurre en empresas agrícolas como Grupo Ceuta, que han crecido exponencialmente frente a la creciente demanda del comercio nacional e internacional de frutas y verduras de México.

“Se abrió otro negocio, otra empresa, una bodega, otra agrícola y cada una de esas áreas representaba una nueva base de datos, usuarios, otra red. Era mucho trabajo la administración de los sistemas… eso redundó en que tuviéramos mucha gente. Llegó un punto en el que no nos creían que necesitábamos más personal. Esto es un monstruo de muchas cabezas”,  explicó Marcelino Rocha, gerente de tecnologías de información de Grupo Ceuta.

Durante su participación en un panel sobre la transformación de las empresas agrícolas en ecosistemas agroindustriales inteligentes, el responsable de las tecnologías de Grupo Ceuta explicó que la organización que representa decidió implementar un core digital para agronegocios con el fin de responder a la demanda de distintas áreas del consorcio que han crecido y requieren la actualización de sus sistemas, cada una con sus propias prioridades; en un proceso que les está permitiendo adoptar mejores prácticas y resolver desafíos operativos de la gerencia de TI.

Detalló Rocha, que además cada línea de negocio comenzó a evolucionar y a tener necesidades diferentes. Especialmente el área de ventas consume entre el 40 y 50% de los servicio de TI de este grupo de empresas agrícolas, que tiene su origen en Sinaloa.

Rocha, quien ya suma más de 20 años de experiencia en el área de tecnologías de información en Ceuta, señala que cuando una empresa crece sin organización ni homologación, y los sistemas está desactualizados, gasta mucho dinero en la  administración, ampliación de su infraestructura y resulta muy complicado gestionar su portafolio de proyectos de TI.

“Realmente tenemos un concepto erróneo en las empresas sobre el hecho de contar con un programador o comprar un sistema casero. Esto es algo de doble filo. Si está muy bien diseñado y bien utilizado te brindará resultados por un tiempo, pero una vez que tienes 20, 40, 100, 500 usuarios, te darás cuentas que tu estado mental, la situación de la empresa, el negocio, el mercado y hasta del país, han cambiando”.

En el caso de Ceuta, decidieron implementar un core digital para los temas financieros, también conocidos como backoffice, que abarca las áreas de administración, contabilidad, activos, cuentas por pagar, por cobrar y ventas. “Buscábamos una tecnología sólida que abarque también las buenas prácticas y que no fuera manipulable como las hojas de cálculo de Excel”.

Asegura que SAP no era su primera opción. Estuvieron buscando soluciones, pero cuando conocieron la vertical desarrollada por SofOS se dieron cuenta que se trata de un partner que no llegó vendiendo a SAP, sino que mostró su experiencia en el ramo agrícola y en la agroindustria.

De esta manera decidieron implementar SAP para producción, administración y ventas de los principales 20 negocios del grupo al mismo tiempo, en un proceso que califican como retador y revelador, que les ha permitido aprenden de sí mismos.

“Este proceso que estamos llevando a cabo va a impactar a nivel del negocio por muchos años, es algo muy bueno, no lo mejor todavía, pero muy bueno. Aún podemos mejorar, pero, sí ha sido realmente un cambio en cuanto a homologación y control. Muchos de los objetivos que teníamos planteados los estamos logrando”, asegura Rocha.

Finalmente, señaló que “este es un tipo de cambio que te exige el mercado, la competencia, porque si el vecino comienza hacerlo y tú no, te estarás rezagando”.

Productores agrícolas de Sinaloa siempre abiertos a las nuevas tecnologías

 

 

Eleven Rivers Growers, Fundación Produce Sinaloa, Grupo Ceuta y SofOS participaron en un panel sobre el uso de las tecnologías digitales en el sector agroalimentario

La transformación digital  es una realidad en Sinaloa donde las empresas agrícolas, gremios y organismos no gubernamentales están adoptando tecnologías emergentes para enfrentar retos en áreas como producción, inocuidad, finanzas y operaciones, entre otras.

Con esa idea concluyó el panel titulado ¿Cómo va la transformación de las empresas agrícolas en ecosistemas agroindustriales inteligentes?, en el que participaron Esmeralda Uribe, coordinadora de comunicación de Eleven Rivers Growers (ERG); Ramsés Meza Ponce, director general de la Fundación Produce Sinaloa (FPS); Marcelino Rocha, gerente de tecnologías de información de Grupo Ceuta y David Ruiz, director comercial de SofOS.

El evento que recientemente tuvo lugar en la ciudad de Culiacán, organizado por SofOS, intentó propiciar un espacio para dialogar sobre la transformación digital en las empresas agrícolas, dar a conocer la experiencia de Grupo Ceuta y divulgar la opinión sobre este tema, de Eleven Rivers Growers y Fundación Produce Sinaloa.

Antes de iniciar el panel, Ruiz habló sobre la agricultura de precisión en ecosistemas agroindustriales inteligentes y explicó que es importante que las empresas agrícolas implementen nuevas tecnologías o aplicaciones informáticas en sus negocios con una estrategia clara para lograr transformar sus organizaciones en ecosistemas agroindustriales inteligentes, donde los datos son un activo de mucho valor para tomar decisiones correctas oportunamente y cambiar su modelo de producción de reactivo a predictivo.

Tecnologías digitales útiles para la inocuidad

Esmeralda Uribe, representante de Eleven Rivers Growers, organización certificadora de inocuidad perteneciente a la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (Caades), aseguró que la tecnología es importante para ayudar a asegurar que los alimentos no son dañinos a la salud, porque está presente en los consumidores que compran su comida por medio de aplicaciones telefónicas; en las casas certificadoras que emplean plataformas digitales para que los productores capturen los datos sobre el cumplimiento de los requisitos de inocuidad que exige cada certificación.

Señaló además, que la tecnología también está en las empresas agrícolas, que con la transformación digital tienen controlados y digitalizados sus procesos y la información, para que ésta sea más veraz y disminuir el error humano en las métricas y sus interpretaciones. En éstas las auditorías muchos más rápidas y eficientes. Tienen mayor posibilidad de hacer analíticas de sus propios datos y utilizar herramientas como la trazabilidad; que es necesaria en los casos en que las autoridades sanitarias solicitan detener embarques o retirar productos.

 

Productores siempre interesados en las tecnologías

Ramsés Meza, director general de Fundación Produce Sinaloa, señaló que los productores agrícolas del estado desde siempre han estado abiertos a las novedades tecnológicas y estas tienen que ver con la competitividad y productividad de los productores hortícolas y de granos.

La FPS establecida por los propios productores y que en coordinación con la autoridad federal y estatal del sector, organizaciones agropecuarias y centros de investigación, realiza estudios, validación y transferencia de tecnología, ha apoyado el desarrollo de herramientas digitales. Citó como ejemplo IRRIMODEL 1.0, un software del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) para la programación del riego en tiempo real, independiente del tipo de suelo, clima y cultivo.

Uribe y Meza explicaron que FPS y ERG participaron con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) en el desarrollo de una tecnología que permite monitorear bajo mapeo, el agua que llega por los canales a las agrícolas, con el fin de identificar las cepas de Samonella y Escherichia collie presentes en el riego.

Transformación digital de Grupo Ceuta

Grupo Ceuta reconocido como un importante productor de frutas y hortalizas con vocación exportadora, ha iniciado un proceso de transformación digital que les permitirá consolidarse como grupo empresarial agrícola, con la implementación de una solución sobre SAP para las áreas de producción, administración y ventas en veinte de sus principales negocios.

Se trata de un ERP o Core digital sobre SAP especializado para empresas agroalimentarias, desarrollado e implementado por SofOS que le permitirá gestionar los procesos y datos de la organización para tener mayor control de la información y tomar decisiones oportunamente.

Marcelino Rocha, profesional de las TI de Grupo Ceuta, indicó que decidieron iniciar este proceso para responder la demanda de distintos departamentos que requieren la actualización de sus sistemas, así como también, al crecimiento de la organización que hace complicado gestionar el portafolio de proyectos a su cargo.

Para Rocha, en muchos casos en las empresas se tiene un concepto erróneo sobre el hecho de contar un programador o elaborar un sistema casero. Opina que es algo de doble filo, porque si está muy bien diseñado y bien utilizado brindará resultados por un tiempo, pero luego de tener 20, 40, 100, 500 usuarios, en la organización se darán cuentas que todo ha cambiado, desde el estado mental de sus desarrolladores, la situación de la empresa, el negocio, el mercado y hasta del país.

Grupo Ceuta decidió no seguir así, e implementar un sistema para resolver los temas financieros, también conocidos como backoffice, que abarca las áreas de administración, contabilidad, activos, cuentas por pagar, por cobrar y ventas, con una tecnología sólida que incluya las buenas prácticas. Finalmente, señaló que “este es un tipo de cambio que te exige el mercado, la competencia, porque si el vecino comienza hacerlo y tú no, te estarás rezagando”.

De esta manera, quedó claro que el productor de Sinaloa está muy abierto a la adopción de nuevas tecnologías, para distintos ámbitos del negocio agrícola y con la participación de organizaciones locales que están trabajando por mantener el liderazgo del estado en la producción agroalimentaria nacional.