Entradas

Elementos para conocer las necesidades de un cultivo

¿Conoces cuáles son las necesidades de un cultivo?

¿Conoces cuáles son las necesidades de un cultivo

¿Conoces cuáles son las necesidades de un cultivo

Tal y como se había explicado, en el artículo pasado para las empresas del sector agroindustrial dedicadas a los cultivos y plantaciones conocer de principio a fin todas las etapas de sus siembras es importe para un óptimo resultado final, pero ¿realmente conoce un productor cuáles son las necesidades de su cultivo?, en esta segunda entrega conoceremos no sólo acerca de las necesidades de un cultivo, sino sus estructuras y retos de la industria.

De acuerdo a la entrevista realizada al ingeniero Oneila Andrade, Arquitecto de Soluciones Agro en SofOS, los cultivos están conformados por plantas, y la producción y rendimiento de las mismas está condicionado por la interacción de dos factores, uno es el genético y el otro es el ambiente donde se desarrolle.

Explica Andrade, que ambos factores pueden ser manipulados a través del mejoramiento genético y del manejo agronómico, “para obtener el rendimiento esperado es necesario que la planta exprese todo su potencial genético, pero debe dársele todo lo que requiere en la forma y momento adecuado”, expresó.

Elementos para conocer las necesidades de un cultivo

Elementos para conocer las necesidades de un cultivo

Elementos para conocer las necesidades de un cultivo

Para conocer las necesidades de un cultivo, comenta la experta en soluciones Agro, es necesario conocer que en los sistemas agrícolas hay tres elementos principales (los cuales a su vez están conformados por otros)  que condicionan el desarrollo y rendimiento de un cultivo:

  • Clima (iluminación, humedad, temperatura)
  • Suelo (localización en paisaje, pendientes, elementos nutritivos)
  • La planta (genéticos, fecha de siembra, preparación del suelo, densidad de siembra, forma de siembra, fertilizantes, riego, plagas, enfermedades, malezas, cosecha).

“Siendo así, hay que considerar que en los sistemas agrícolas se aplica la ley del mínimo, es decir el nivel de un cultivo no podrá ser mayor que aquel que es permitido por el factor más limitante de este sistema. Se debe conocer muy bien cuáles son los requerimientos y necesidades del cultivo que se está desarrollando y poder suministrárselas para obtener el rendimiento esperado y reducir las pérdidas en pre-cosecha y cosecha”, resaltó Andrade.

Estructura de los cultivos y cosechas

La forma como se estructuran los cultivos depende de cómo se clasifiquen y de que se coseche específicamente, detalla la ingeniero Onelia Andrade, quien  explica que se clasifican de forma taxonómica dónde los cultivos se ubican jerárquicamente desde el reino vegetal hasta la especie (maíz, Zea mays) de acuerdo a sus características anatómicas y morfológicas.

Otra forma, es considerando el producto cosechado, ciclo de vida (anual, bianual, perenne), siembra (directa, trasplante, vivero) y consumo (directo o agroindustrial), se tiene así entonces al grupo de cereales (maíz, arroz, trigo, sorgo), leguminosas (caraota, quinchoncho, frijol), oleaginosas (girasol,  soya, palma aceitera), hortalizas (tomate, pimentón, cebolla), frutales (aguacate, cambur, mango, piña),ornamentales(flores),raíces y tubérculos (yuca, zanahoria, papa), medicinales y aromáticas (manzanilla, té, café, malojillo), tropicales y tradicionales (café, cacao, caña de azúcar, tabaco) y pastos.

Retos o metas de la industria agrícola

Para la arquitecto de soluciones Agro en SofOS, el principal reto o meta  de la industria agrícola es la reducción de las pérdidas de cosecha; y para ello,  se deben conocer cuáles son las principales necesidades de un cultivo (nombradas anteriormente), de las que puede adolecer cada cultivo en particular para tomar medidas preventivas y correctivas.

En SofOS contamos con un sistema de gestión empresarial adaptada a las necesidades de cultivos y plantaciones, flexible, fácil de manejar y diseñado para abordar los procesos más críticos de su negocio conozca más acerca de   nuestra solución

http://www.sofoscorp.com/soluciones/agroindustria/plantaciones/

http://www.sofoscorp.com/soluciones/agroindustria/ciclo-corto/

Por Betzari Peláez C.

Conoce cómo estimar las pérdidas de cosecha

Conoce cómo estimar las pérdidas de una cosecha

Conoce cómo estimar las péridas de cosecha

Conoce cómo estimar las péridas de cosecha

Para las empresas del sector agroindustrial dedicadas a los cultivos y plantaciones conocer de principio a fin todas las etapas de sus siembras es importe para un óptimo resultado final.

Es por ello, que cuando hablamos de estimación de pérdidas de cosecha nos estamos refiriendo específicamente al conjunto de técnicas que permiten al productor conocer un valor aproximado de un parámetro o medida, en este caso de la pérdidas (resultado contable negativo) que ocurren durante la cosecha de un cultivo.

En una entrevista realizada a la  ingeniero Onelia Andrade, miembro del equipo de soluciones agro de SofOS, explicó que una cosecha es aquel proceso en el cual se recolectan los productos y subproductos de un cultivo, esta puede realizarse de forma manual o mecanizada y va depender de la naturaleza del producto cosechado, de la superficie de siembra, del nivel tecnológico de la unidad de producción y de la época.

En tal sentido, Andrade detalló que un productor puede conocer la estimación de pérdidas en base a las áreas o superficies cosechadas (ha, m2), los rendimientos obtenidos en unidades de producto cosechado y el peso o volumen por planta o superficie, colocó como ejemplo, 5000 kg/ha de maíz, 100 t/ha de caña de azúcar y 5 kg/m2 de cilantro.

Está considerado una pérdida de cosecha un resultado contable negativo por lo que  el productor o técnico debe reducirlas al mínimo de tal manera que no sobrepasen los niveles de tolerancia de pérdidas establecidas para el cultivo. Estos valores van a depender del rendimiento promedio obtenido”, resaltó.

¿Cómo definir las pérdidas de cosecha?

Pérdidas de cosecha

pérdidas de cosecha

De acuerdo a la especialista en soluciones agro de SofOS, las pérdidas de cosecha se pueden definir de dos formas; la primera es la pre-cosecha, por causas o desastres naturales (clima), desgrane natural en el caso de cereales, animales (aves), plagas, enfermedades, plantas caídas, condición genética de la planta.

La segunda, es la cosecha como tal, ésta indica Andrade cuando es manual se puede deber a que dicha mano de obra es deficiente en cantidad (poco personal para la superficie de siembra) y calidad (personal mal capacitado, poca experiencia, desmotivación).

Si es mecanizada, las pérdidas pueden ocurrir por destrozamiento (el producto queda en el suelo o fuera del alcance de la barra de corte), maquinaria mal ajustada, plantas caídas, cultivos desuniformes en tamaño, desarrollo y maduración, malezas, entre otros.

Otras causas importantes en las pérdidas de cosecha 

La experta en soluciones agro de SofOS,  considera que “existen otras causas que no son precisamente directas, pero que de igual modo son importantes e incrementan las pérdidas de cosecha como por ejemplo el desconocimiento de la incidencia económica de las mismas sobre los rendimientos de los distintos cultivos”

Otra causa sería, la escasa difusión de métodos sencillos de medición que permiten detectar rápidamente la magnitud de las pérdidas, conociendo los niveles aceptables para cada cultivo; la falta de difusión de técnicas de cosecha que permitan evitar pérdidas avaladas por ensayos de experimentación e investigación realizados en el extranjero.

Además, también cuentan la falta de concientización sobre la importancia económica de efectuar evaluaciones de pérdidas de cosecha, el inadecuado sistema de contratación del servicio de cosecha que no incentiva al contratista y sus trabajadores a reducir pérdidas.

Y por último,  pero no menos importante el número elevado de cosechadoras que por su edad, diseño y desgaste están más propensas a aumentar las pérdidas que máquinas más modernas, sobre todo en cultivos como el arroz y forrajeras y reparaciones imprevisibles de máquinas viejas retrasan una cosecha y consecuentemente someten los cultivos a mayores riesgos climáticos.

En la próxima entrega de este reportaje usted conocerá aspectos cómo necesidades de un cultivo, estructuras, cuantificación de pérdidas y retos de la industria agrícola.

En SofOS contamos con un sistema de gestión empresarial adaptada a las necesidades de cultivos y plantaciones, flexible, fácil de manejar y diseñado para abordar los procesos más críticos de su negocio conozca más acerca de   nuestra solución

http://www.sofoscorp.com/soluciones/agroindustria/plantaciones/

 

Estructura Vertical de los Cultivos de Ciclo Corto

Arar la tierraLcda. Jhosymar Sifontes

Usualmente acostumbramos a comprar frutas, hortalizas, aceites, cereales, raíces y tubérculos en los supermercados para nuestro consumo humano. Pero muchas veces desconocemos el proceso realizado para poder llevar este producto a nuestra mesa. Incluso no sabemos que dependiendo del proceso industrial que se aplique, puede variar el resultado y el destino que tendrán estos cultivos.

Es necesario conocer qué son los cultivos de Ciclo Corto y cómo está compuesta su estructura Vertical. En una entrevista realizada al Ing. Alejandro Anzola, experto en industrias agro de SofOS, pudimos conocer que los Cultivos de Ciclo Corto son todos aquellos cultivos cuyo ciclo de vida, es decir desde el momento que nacen hasta el momento que finiquitan su ciclo productivo, transcurren en menos de 365 días. Con la particularidad de que una vez obtenido el fruto existe la necesidad de volverlos a sembrar.

Dentro de los cultivos de ciclo corto hay diferentes tipos de agrupación, en función de lo que se desea obtener. No es prudente encasillar a un cultivo en un solo tipo de destino. Dentro del grupo de Cultivos de Ciclo Corto, podemos encontrar los cereales, que son básicamente fuente de energía. Las oleaginosas, productoras de aceite. Las hortalizas, que son cultivos propensos a altos niveles de inversión en su producción y de alto control por su naturaleza de ser altos acumuladores de agua, muy propensos al deterioro. Están las raíces y tubérculos, que son aquellos que se producen debajo de la tierra (Zanahoria, ocumo, papa, ñame) que tienen otras prácticas pero que al final vienen siendo englobados con el Cultivo de Ciclo Corto. Es decir, pudieran identificarse cuatro grupo: cereales, oleaginosas, hortalizas, y raíces y tubérculos.

Cereales1Ya sabemos cuáles son los Cultivos de Ciclo Corto y en cuáles grupos se clasifican. Ahora bien, conozcamos cómo empieza y cómo culmina este ciclo de producción vegetal. Anzola asegura que primero debemos tomar en cuenta el tratamiento con proveedores y toda la logística de suministros, parte fundamental debido a que este tipo de actividades son de alto riesgo y la incertidumbre es alta de forma permanente durante todo el año. Una manera de minimizar el riesgo es teniendo fuertes relaciones con los proveedores de insumos para la producción, de modo que en oportunidad y en cantidad puedan empacar lo que requieren para establecer sin problemas el surtido.

Luego está el otro eslabón que es propiamente la actividad primaria, la cual consiste en la generación del alimento, del grano o del producto que se esté cultivando. Esta etapa comprende varias áreas.

Una es la adecuación del campo, también conocido como la preparación de tierra, que se orienta a la labranza de hacer que el suelo que está muy grueso esté en condiciones óptimas de recibir la siembra. Hay ciertos cuidados que se deben tomar en cuenta, como por ejemplo, evitar que los terrones aplasten a las plantas cuando están naciendo, supervisar que la cantidad de agua utilizada sea la indicada por vía del riego o de la lluvia, hacer un estudio que evalúe la deforestación porque no toda área agrícola naturalmente esta despoblada y siempre se encuentran árboles o vegetación natural que hay que remover. Todo este entorno de trabajo en el suelo para poder pensar en sembrar es un eslabón importante en la producción de estos cultivos.

Una vez que el suelo está listo, se tiene que proteger el establecimiento de cultivo. En el establecimiento de Cultivos de Ciclo Corto hay tres vertientes importantes. Una vertiente son los cultivos protegidos, que son aquellos cultivos de invernaderos que a veces llaman hidropónicos, que se caracterizan por tener ambientes controlados, donde prácticamente se aísla a la población vegetal de su entorno, bien sea por temperatura, por radiación, por plagas o por vientos para que no se vean afectados por esos elementos.

La otra vertiente son los cultivos no protegidos, son aquellos cultivos que están a plena exposición solar,  donde el manejo que le da el ser humano a esa actividad agrícola, es la que influye determinantemente en el éxito o en el resultado esperado. Otro punto interesante de esta actividad, indistintamente se tenga un cultivo protegido o a pleno ambiente, es la necesidad de que si se va hacer una  siembra directa se tenga una etapa transitoria que son las plántulas.

supermarkets-new-culinaryPosterior a todos estos procesos, es decir, luego de pasar por el tratamiento con proveedores y suministros, bien sea como compras-ventas simples o como alianzas estratégicas, después de la actividad primaria, de la adecuación del campo, del establecimiento del cultivo, y por último la razón de ser de todo esto que es la cosecha y recolección, pasamos al proceso de Post- Cosecha el cual consiste básicamente en la clasificación del producto (por tamaño, por color, por características, por calidad, por deterioro). Este proceso puede incluir la limpieza, que no es más que quitar la tierra y piedras que permitan dar una mejor impresión del cultivo, y la parafinación que va a evitar que el cultivo se deshidrate y pueda aguantar más tiempo en la cadena de transporte, sobre todo cuando son elementos de exportación. Dependiendo del caso adicionalmente se pueden hacer tratamientos químicos, cuando el producto que se está cosechando está destinado a ser semilla y no alimento de consumo humano.

Todo este tratamiento de Post- Cosecha va a depender de cual sea el pedido y acuerdo que haya tenido previamente el cliente con el agricultor, por lo que  no es común que un agricultor decida sembrar una cosecha sin tener claro desde un principio quien será el comprador, en qué tiempo del año lo va hacer o qué destino tendrá el producto final. Es por ello que así como los proveedores y suministros son el primer eslabón de esta estructura vertical, el último seria el cliente, que a diferencia de otras industrias está involucrado en todo el proceso desde el inicio de la actividad.

 

 

Fuente:

Entrevista con el Ing. Alejandro Anzola, Especialista de Industrias Agro de SofOS