Entradas

¡Subamos a la nube!

Por Ma. Eugenia Cedeño

Cloudcomputing3Al igual que Big Data y Movilidad, la Nube es otra tendencia tecnológica que llegó para quedarse. Servicios en la nube, informática en la nube, nube de cómputo o nube de conceptos, (del inglés cloud computing), o en su forma más coloquial “La Nube” no es más que la posibilidad de ofrecer servicios de computación a través de Internet. Ésta posibilidad ha agilizado una serie de procesos que antes resultaban formales, salpicando de inmediatez tareas cotidianas y hasta hobbies.

En este tipo de computación todo lo que puede ofrecer un sistema informático se ofrece como servicio, de modo que los usuarios puedan acceder a los servicios disponibles «en la nube de Internet» sin ser expertos en la gestión de los recursos que usan.

La computación en la nube son servidores desde Internet encargados de atender las peticiones en cualquier momento. Se puede tener acceso a su información o servicio, mediante una conexión a Internet desde cualquier dispositivo móvil o fijo ubicado en cualquier lugar. Sirven a sus usuarios desde varios proveedores de alojamiento repartidos por todo el mundo.

Características clave:

  • Agilidad: Capacidad de mejora para ofrecer recursos tecnológicos al usuario por parte del proveedor.
  • Coste: Los proveedores de computación en la nube afirman que los costes se reducen. Un modelo de prestación pública en la nube convierte los gastos de capital en gastos de funcionamiento. Ello reduce barreras de entrada, ya que la infraestructura se proporciona típicamente por una tercera parte y no tiene que ser adquirida una sola vez o tareas informáticas intensivas infrecuentes.
  • Escalabilidad y elasticidad: aprovisionamiento de recursos sobre una base de autoservicio casi en tiempo real, sin que los usuarios necesiten cargas de alta duración.
  • Dispositivo e independencia de la ubicación: permite a los usuarios acceder a los sistemas utilizando un navegador web, independientemente de su ubicación o del dispositivo que utilice (por ejemplo, PC, teléfono móvil).
  • La tecnología de virtualización: permite compartir servidores y dispositivos de almacenamiento y una mayor utilización. Las aplicaciones pueden ser fácilmente migradas de un servidor físico a otro.
  • Rendimiento: Los sistemas en la nube controlan y optimizan el uso de los recursos de manera automática, dicha característica permite un seguimiento, control y notificación del mismo. Esta capacidad aporta transparencia tanto para el consumidor como para el proveedor de servicio.
  • Seguridad: puede mejorar debido a la centralización de los datos. La seguridad es a menudo tan buena o mejor que otros sistemas tradicionales, en parte porque los proveedores son capaces de dedicar recursos a la solución de los problemas de seguridad que muchos clientes no pueden permitirse el lujo de abordar.
  • Mantenimiento: de las aplicaciones de computación en la nube es más sencillo, ya que no necesitan ser instalados en el ordenador de cada usuario y se puede acceder desde diferentes lugares.

 Sin embargo no todo es color de rosa. Algunas desventajas de la nube son:

  • La centralización de las aplicaciones y el almacenamiento de los datos origina una interdependencia de los proveedores de servicios.
  • La disponibilidad de las aplicaciones está sujeta a la disponibilidad de acceso a Internet.
  • Los datos «sensibles» del negocio no residen en las instalaciones de las empresas, lo que podría generar un contexto de alta vulnerabilidad para la sustracción o robo de información.
  • La confiabilidad de los servicios depende de la «salud» tecnológica y financiera de los proveedores de servicios en nube. Empresas emergentes o alianzas entre empresas podrían crear un ambiente propicio para el monopolio y el crecimiento exagerado en los servicios.7
  • La disponibilidad de servicios altamente especializados podría tardar meses o incluso años para que sean factibles de ser desplegados en la red.

Con el importante avance que ha tenido la nube en los últimos años es evidente que su utilización puede traer un gran número de beneficios tanto a consumidores como a empresas. Son éstas últimas las que deben elegir un buen proveedor de calidad que presente soluciones escalables en función de sus necesidades, y que al mismo tiempo permita aprovechar todo el potencial del cloud computing y garantice el mejor servicio para el usuario final.

Fuente:

http://es.wikipedia.org/wiki/Computaci%C3%B3n_en_la_nube

http://blogs.sap.com/latinamerica/todos-hablan-de-ella-pero-que-es-en-realidad-la-tecnologia-en-la-nube/

Un salto al futuro a partir de la Movilidad

business-people-with-smartphonesLa querida PC de escritorio dejó de ser la reina: hace años que los equipos móviles ofrecen iguales o mejores recursos informáticos y, a la vez, aportan a la productividad de los ejecutivos y a la competitividad de las empresas. Pero la movilidad -de eso se trata- no sólo se refiere a smartphones, laptops o tablets. Es necesario que la infraestructura de redes y, especialmente, las aplicaciones de negocios estén preparadas para esta nueva forma de hacer negocios.

El desafío de la movilidad para las empresas

Hoy, el mundo globalizado es un desafío. Y una de las herramientas que las empresas tienen para enfrentarlo es la movilidad. Una empresa móvil es una empresa flexible, dinámica, en acción, capaz de responder en tiempo real a los retos que se le presentan.

Por otro lado, cada vez más, ejecutivos y empleados de la generación Y demandan  estar conectados permanentemente, intercambiar archivos, acceder a datos de negocio y mantener reuniones virtuales de forma segura y desde cualquier lugar.

Según un informe de la consultora Forrester Research, en 2016 habrá 350 millones de empleados que usarán smartphones y 200 millones conectarán su dispositivo personal a la red corporativa. Es decir, las empresas ya no proveerán equipos a sus empleados porque éstos utilizarán los propios. Esta tendencia -llamada BYOD por Bring your Own Device o Trae tu propio dispositivo- y los avances de la tecnología móvil, brindan la posibilidad de optimizar la interacción con clientes, proveedores y partners.

De acuerdo con el informe State of Mobility Survey 2013 confeccionado por Symantec, el 66% de las empresas innovadoras está convencida de que los beneficios asociados con la movilidad superan a los riesgos. Y entre los beneficios, destacan el incremento de la productividad, la satisfacción del cliente y la mayor retención de los empleados, entre otros. Por lo tanto, la movilidad ya no es una opción: comienza a ser una necesidad para satisfacer las demandas externas e internas.

Por dónde empezar?

Por el principio: definir la estrategia de movilidad. Esto implica plantear los objetivos, decidir qué procesos se harán móviles, verificar que la infraestructura corporativa y las aplicaciones de negocios están preparadas, determinar qué ejecutivos y empleados tendrán acceso a esas aplicaciones, y adoptar herramientas de Mobile Device Management (MDM), que permiten la gestión, la seguridad y la sincronización de dispositivos.

Entre los procesos que más se benefician están los de venta, ya que la movilidad aumenta los canales a través de los cuales los clientes pueden contactarse con la empresa. O viceversa: que sean las empresas quienes les ofrecen productos o servicios a potenciales clientes, basados en la ubicación de éstos. Una alternativa interesante para el segmento retail.

La movilidad también favorece los procesos de servicios y soporte al cliente, ya que aporta inmediatez para solucionar problemas, evitando que éstos escalen y que redunden en mayores costos.

En general, se comienza por incorporar movilidad a estos procesos de front office, es decir, a las aplicaciones vinculadas con el cliente.

Pero, empresas de cualquier segmento de industria en general y, especialmente, de consumo masivo, manufactura y automotriz, pueden obtener muy buenos beneficios si suman movilidad a sus procesos internos. Por ejemplo, para agilizar la logística, además de permitir el tracking de productos o la seguridad de vehículos durante el transporte. Otros procesos beneficiados por la movilidad son la toma de datos, las inspecciones, el mantenimiento preventivo y la gestión de activos, inventarios y cobranzas.

De lo virtual a lo real

Para que todo esto sea realidad las aplicaciones de gestión deben permitir el acceso desde cualquier dispositivo y desde cualquier lugar. Contamos hoy con sistemas de gestión para empresas en crecimiento que brindan soluciones preconfiguradas, de fácil implementación, para la gestión comercial de empresas de agroindustria, del sector automotriz, del sector comercial y del sector de consumo masivo. Estas soluciones incluyen la posibilidad de acceder a la información desde cualquier lugar y son aptas para ejecutarse desde la nube.

Lo cierto es que la tendencia hacia la movilidad es irreversible. Y ya hay aplicaciones de negocios que permiten hacer realidad sus beneficios. Sólo falta tomar la decisión de incorporar herramientas que permitan adelantarse al futuro.

Fuente:

http://www.forrester.com/Mobile+Is+The+New+Face+Of+Engagement/fulltext/-/E-RES60544

http://www.symantec.com/about/news/resources/press_kits/detail.jsp?pkid=state_of_mobility_survey_infographic_2013