Entradas

Tecnologías digitales y carne cultivada, claves de la comida del futuro

La comida no solo nos alimenta, sino que nos conecta y habla de quienes somos como individuos y como colectivo. Pero, ¿qué pasaría si nos dicen que debemos cambiar la carne de nuestros tacos, arepas, hamburguesas y asados… porque nos estamos enfermando y consumiendo el planeta produciendo lo que comemos? En esta actividad usamos el 40% de la superficie de la tierra, generamos el 26% de los gases de invernadero, mientras crece la obesidad y la malnutrición en el mundo. 

Lauri Reuter un doctor en biotecnología y futurólogo, vino a Jalisco al SingularityU México Summit 2019 para hablar del Futuro de la Comida; sobre qué vamos a comer y cómo produciremos 70% más alimentos cuando en el 2050 el planeta tenga unos 10 mil millones de habitantes que alimentar.  

Este especialista en tecnologías disruptivas del Centro de Investigación Técnica VTT de Finlandia, señaló que en el futuro el sistema alimentario tiene que ser sustentable para proteger o no afectar el clima ni la biodiversidad, resiliente ante el cambio climático y saludable para las personas. 

La buena noticia que Reuter trajo es que tenemos las herramientas para hacerlo, para transformar el sistema alimentario, como la humanidad ya lo ha hecho anteriormente. Recordó que el primer cambio ocurrió cuando éramos cazadores y recolectores y 10 mil años atrás comenzamos a cultivar plantas y domesticar animales. Esto significó el inicio de una revolución agrícola, producimos nuestros alimentos, lo que permitió que los seres humanos pasáramos de ser nómadas a sedentarios y generar más de lo que necesitamos, incluso, poder apoyar a otras personas.  

Otra transformación ocurrió hace 100 años con la revolución industrial y la revolución verde, de la que surgieron maquinarias y fertilizantes nitrogenado, y en lo sucesivo, tecnologías de fitomejoramiento. Todo esto permitió multiplicar la comida y la población. Pero también llevó al planeta al límite.  

«El sistema de alimentos actual es muy peligroso para el medio ambiente, y también está causando mucho daño a la salud humana, entonces hay muchas cosas que tenemos que cambiar rápidamente», dijo Reuter. 

Aseguró que la respuesta será un nuevo sistema alimentario que está en puerta, basado en la agricultura vertical, las tecnologías digitales para el manejo de datos, sensores, robótica, automatización y la biotecnología. Todo se va a unir para crear un sistema de alimentación personalizado que hará posible producir alimentos en cualquier lugar, incluso fuera del planeta, y desarrollar máquinas que podrán combinar alimentos para producir un platillo perfecto para cada persona. 

Y, ¿cómo lo haremos? El especialista explicó que con carne hecha en laboratorio o cultivada a partir de células. Con base a células musculares de un animal vivo, obtenidas sin dolor, que en el laboratorio son cuidadas y multiplicadas para crear tejido muscular, que es exactamente el componente principal de la carne que comemos.  

En este caso, la carne se obtiene utilizando menos recursos naturales, sin matar a un animal y la podemos enriquecer incorporando nutrientes y componentes según las necesidades de la población. Reuter explicó que el reto para masificar esta producción es el costo que hasta ahora es alto, pero en los próximos años irá disminuyendo. 

Las TIC en la agricultura generarán atracción a las zonas rurales

  • Es necesario invertir en infraestructura para la conectividad de las zonas rurales y capacitar para aprovechar las nuevas tecnologías. 
  • El IICA llamó a fortalecer las alianzas del sector público con el sector privado y la sociedad civil para actuar en sinergia.
  • SofOS está dispuesta a sumar esfuerzos y compartir su experiencia en tecnologías digitales para el sector agroalimentario. 

La incorporación de las tecnologías de información y comunicación (TIC) en todas las cadenas de producción, de la leche, carne, avícola, porcícola, frutícola, forestal, etc, generará una atracción muy fuerte hacia los centros rurales, porque propiciará una nueva agricultura que necesitará de jóvenes profesionales que tengan las nuevas destrezas y habilidades para internalizar las tecnologías digitales. 

Así lo señaló Manuel Otero, director general del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), durante la introducción al panel Oportunidades para la inclusión rural en la Era Digital, que fue parte de la agenda de la Conferencia de Ministros de Agricultura de las Américas 2019, celebrada en Costa Rica, del 29 al 31 de octubre. 

Frente a una audiencia integrada por los titulares de agricultura de los gobiernos de 34 países, el director del IICA expresó que es hora de volver a mirar a los territorios rurales para romper el círculo vicioso de pobreza, exclusión y migración, para tornarlo en zonas de oportunidades, de progreso social, desarrollo y generación de empleos de calidad. Destacó que en este proceso la incorporación de las tecnologías digitales es una acción importante para lograr el cambio. 

En su opinión, con las nuevas tecnologías y la visibilidad de las mujeres y los jóvenes, se cuenta con las condiciones de emprender una revolución en las zonas rurales. ”Ellos son nativos digitales, ellas suelen estar mejor capacitadas que los hombres y me parece que estamos en el momento de capitalizar las oportunidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías para hacer la transformación de las zonas rurales y emprender ese círculo virtuoso.” 

“Las tecnologías de información y comunicación están impactando la forma como se perfilan las relaciones dentro de los territorios y entre estos. El concepto de todos conectados todo el tiempo, obliga a repensar las categorías de lo urbano y lo rural. Desdibuja los límites. Por tanto, si se hace la inversión necesaria para mejorar la conectividad, lo rural dejará de verse como algo lejano, aislado”, precisó  Otero. 

Para lograrlo, explicó que es imprescindible impulsar el desarrollo de las infraestructuras de conectividad y los programas de capacitación necesarios para el aprovechamiento de las oportunidades que abren las nuevas tecnologías, con estrategias de extensión que, a su parecer, han quedado un poco detenidas en el tiempo. 

Finalmente, aseguró que es necesario discutir cómo fortalecer las alianzas del sector público con el sector privado y otras expresiones de la sociedad civil, para actuar en sinergia. “Todos debemos trabajar juntos para desde hoy sembrar la agricultura del futuro”. 

David Ruiz, director comercial de SofOS México, señala que frente a lo expuesto por el director del IICA, esa empresa de tecnología que ya ha implementado soluciones digitales a grupos agroalimentarios en varios países de América Latina, está dispuesta a atender el llamado a sumar esfuerzos y compartir sus experiencias para incentivar a los productores a adoptar las nuevas tecnologías digitales. 

 

Productores agrícolas de Sinaloa siempre abiertos a las nuevas tecnologías

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Eleven Rivers Growers, Fundación Produce Sinaloa, Grupo Ceuta y SofOS participaron en un panel sobre el uso de las tecnologías digitales en el sector agroalimentario

La transformación digital  es una realidad en Sinaloa donde las empresas agrícolas, gremios y organismos no gubernamentales están adoptando tecnologías emergentes para enfrentar retos en áreas como producción, inocuidad, finanzas y operaciones, entre otras.

Con esa idea concluyó el panel titulado ¿Cómo va la transformación de las empresas agrícolas en ecosistemas agroindustriales inteligentes?, en el que participaron Esmeralda Uribe, coordinadora de comunicación de Eleven Rivers Growers (ERG); Ramsés Meza Ponce, director general de la Fundación Produce Sinaloa (FPS); Marcelino Rocha, gerente de tecnologías de información de Grupo Ceuta y David Ruiz, director comercial de SofOS.

El evento que recientemente tuvo lugar en la ciudad de Culiacán, organizado por SofOS, intentó propiciar un espacio para dialogar sobre la transformación digital en las empresas agrícolas, dar a conocer la experiencia de Grupo Ceuta y divulgar la opinión sobre este tema, de Eleven Rivers Growers y Fundación Produce Sinaloa.

Antes de iniciar el panel, Ruiz habló sobre la agricultura de precisión en ecosistemas agroindustriales inteligentes y explicó que es importante que las empresas agrícolas implementen nuevas tecnologías o aplicaciones informáticas en sus negocios con una estrategia clara para lograr transformar sus organizaciones en ecosistemas agroindustriales inteligentes, donde los datos son un activo de mucho valor para tomar decisiones correctas oportunamente y cambiar su modelo de producción de reactivo a predictivo.

Tecnologías digitales útiles para la inocuidad

Esmeralda Uribe, representante de Eleven Rivers Growers, organización certificadora de inocuidad perteneciente a la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (Caades), aseguró que la tecnología es importante para ayudar a asegurar que los alimentos no son dañinos a la salud, porque está presente en los consumidores que compran su comida por medio de aplicaciones telefónicas; en las casas certificadoras que emplean plataformas digitales para que los productores capturen los datos sobre el cumplimiento de los requisitos de inocuidad que exige cada certificación.

Señaló además, que la tecnología también está en las empresas agrícolas, que con la transformación digital tienen controlados y digitalizados sus procesos y la información, para que ésta sea más veraz y disminuir el error humano en las métricas y sus interpretaciones. En éstas las auditorías muchos más rápidas y eficientes. Tienen mayor posibilidad de hacer analíticas de sus propios datos y utilizar herramientas como la trazabilidad; que es necesaria en los casos en que las autoridades sanitarias solicitan detener embarques o retirar productos.

 

Productores siempre interesados en las tecnologías

Ramsés Meza, director general de Fundación Produce Sinaloa, señaló que los productores agrícolas del estado desde siempre han estado abiertos a las novedades tecnológicas y estas tienen que ver con la competitividad y productividad de los productores hortícolas y de granos.

La FPS establecida por los propios productores y que en coordinación con la autoridad federal y estatal del sector, organizaciones agropecuarias y centros de investigación, realiza estudios, validación y transferencia de tecnología, ha apoyado el desarrollo de herramientas digitales. Citó como ejemplo IRRIMODEL 1.0, un software del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) para la programación del riego en tiempo real, independiente del tipo de suelo, clima y cultivo.

Uribe y Meza explicaron que FPS y ERG participaron con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) en el desarrollo de una tecnología que permite monitorear bajo mapeo, el agua que llega por los canales a las agrícolas, con el fin de identificar las cepas de Samonella y Escherichia collie presentes en el riego.

Transformación digital de Grupo Ceuta

Grupo Ceuta reconocido como un importante productor de frutas y hortalizas con vocación exportadora, ha iniciado un proceso de transformación digital que les permitirá consolidarse como grupo empresarial agrícola, con la implementación de una solución sobre SAP para las áreas de producción, administración y ventas en veinte de sus principales negocios.

Se trata de un ERP o Core digital sobre SAP especializado para empresas agroalimentarias, desarrollado e implementado por SofOS que le permitirá gestionar los procesos y datos de la organización para tener mayor control de la información y tomar decisiones oportunamente.

Marcelino Rocha, profesional de las TI de Grupo Ceuta, indicó que decidieron iniciar este proceso para responder la demanda de distintos departamentos que requieren la actualización de sus sistemas, así como también, al crecimiento de la organización que hace complicado gestionar el portafolio de proyectos a su cargo.

Para Rocha, en muchos casos en las empresas se tiene un concepto erróneo sobre el hecho de contar un programador o elaborar un sistema casero. Opina que es algo de doble filo, porque si está muy bien diseñado y bien utilizado brindará resultados por un tiempo, pero luego de tener 20, 40, 100, 500 usuarios, en la organización se darán cuentas que todo ha cambiado, desde el estado mental de sus desarrolladores, la situación de la empresa, el negocio, el mercado y hasta del país.

Grupo Ceuta decidió no seguir así, e implementar un sistema para resolver los temas financieros, también conocidos como backoffice, que abarca las áreas de administración, contabilidad, activos, cuentas por pagar, por cobrar y ventas, con una tecnología sólida que incluya las buenas prácticas. Finalmente, señaló que “este es un tipo de cambio que te exige el mercado, la competencia, porque si el vecino comienza hacerlo y tú no, te estarás rezagando”.

De esta manera, quedó claro que el productor de Sinaloa está muy abierto a la adopción de nuevas tecnologías, para distintos ámbitos del negocio agrícola y con la participación de organizaciones locales que están trabajando por mantener el liderazgo del estado en la producción agroalimentaria nacional.